IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Mapa de metas

Mapa de metas

Tener un propósito claro, es decir, saber lo que quieres lograr y cuáles resultados deseas obtener con tu dinero y tus ahorros, es muy importante. Esto te permite enfrentar de manera efectiva los retos y las tareas que se presentan y planificar mejor tus acciones.

Imagínate que vas a un gran parque de diversiones sin definir antes lo que quieres hacer, ni saber con cuánto tiempo y dinero cuentas o en qué orden vas a cada atracción. Llegas y te encuentras con muchas opciones pero no podrás disfrutar tanto como hubieras querido porque no te preparaste.

Es importante saber lo que queremos y hacia dónde deseamos llegar para tomar el camino correcto. En el ejemplo que te presento a continuación, esto que te estoy explicando pasó en una conversación que Alicia tuvo con el Gato de Cheshire en la obra de Lewis Caroll, “Alicia en el País de las Maravillas”:

“-Minino de Cheshire -empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba -. Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

-Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

-No me importa mucho el si tío… -dijo Alicia.

-Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato.

– … siempre que llegue a alguna parte – añadió Alicia como explicación.

– ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte – aseguró el Gato -, si caminas lo suficiente!”

¿Te das cuenta? Si fueras el capitán de un barco, no saldrías como Alicia por cualquier parte en el mar. Antes decidirías a cuál puerto quieres llegar, buscas el mapa, los alimentos y el agua necesaria para los días que estarás navegando y te orientarás por las estrellas hasta que llegues a tu destino final. Decía Yogi Berra, el gran jugador de pelota: “Si no sabemos hacia dónde vamos, terminaremos en cualquier otro lugar.”

En el caso de tu dinero y de tus ahorros, lo que quiero decirte es que no solo debes gastar tu semanal por gastarlo, ni tampoco debes ahorrar por ahorrar. Es importante que cuando vayas a gastar, gastes en lo que antes habías decidido que era importante para ti. De igual forma, que cuando vayas a ahorrar, ahorres también con un propósito claro y un destino específico.

Te invito a que te sientes a pensar más sobre tus metas, sobre lo que quieres lograr y también de en cómo puedes llegar a alcanzar esas metas.

¿Cuáles son las metas que quieres lograr? Eso dependerá mucho de ti, de tus deseos, de tus ambiciones y de tus sueños. Te sorprendería cómo, si te preparas desde ahora (¡pero solo si te preparas desde ahora!) puedes llegar a esa meta que ahora parece imposible.

Cuando vayas a definir tus metas, es importante que tomes en consideración lo siguiente:

1. Asegúrate de que tu meta sea específica y realizable.

¿Es toda la librería lo que quieres comprar? ¿O un libro en específico? ¿Una juguetería entera? ¿O un videojuego en particular? Proponte algo concreto y verás que se te hace más factible lograrlo. Trabaja, plantea metas que con tu trabajo, con tu determinación y con tu esfuerzo, puedas lograr. Recuerda que deben ser apropia- das a tu edad. Si te pones para ti mismo metas que quizás no sean las que le correspondan a alguien de tu edad, es posible que termines desanimándote y sintiéndote triste.

2. Asegúrate de que puedas medir tu meta.

Si es un libro de RD$1,000 lo que quieres comprar, tu meta es lograr ahorrar esos RD$1,000. Perfecto. De ser así, también puedes proponerte acciones. Por ejemplo: para llegar a los RD$1,000, ahorraré RD$100 por 10 semanas. Así ya sabes que algo que se ve muy distante (los RD$1,000), poco a poco se hará realidad (siempre que vayas ahorrando esos RD$100 semanales). No dejes de compartir tu meta y tus acciones con tus padres o hermanos, para que ellos te acompañen en el camino y te animen a mantener tu plan.

3. Asegúrate de que tengas tus prioridades bien claras.

No podemos hacer realidad todo al mismo tiempo, ni podemos cumplir todas nuestras metas sin antes decidir cuál vendrá primero, cuál después y cuál en último lugar. Quizás puedes proponerte una meta que puedas lograr en 10 se- manas, como la del libro que te describí más arriba. Esa es una buena idea, para que veas el resultado en poco tiempo y así confirmarás que si te lo propones, lo logras. Otras metas quizás tarden más en lograrse, tal vez seis meses o un año. Eso también está bien. Lo que quiero decirte es que hay un tiempo para todo, y si te preparas para ello, tomando un paso a la vez, lo que antes se veía imposible y distante puede en su momento, convertirse en realidad.

Una vez que hayas hecho las tareas anteriores, tienes que sentarte a escribir tus metas en un pedazo de papel donde pondrás:

.    El nombre de la meta.
.    El ahorro que necesitarás para alcanzar esa meta.
.    El cómo, cuándo y cuánto vas a ahorrar para llegar a la meta final.
.    ¿Quién te ayudará a lograrla?

La clave es dividir tu gran meta en pequeñas acciones para que luego puedas conquistar el todo. Eso sí: ¡No te desanimes si te atrasas en tu plan, o si no puedes lograrlo todo de la forma o en el tiempo que originalmente habías pensado! No tiene nada de malo ser flexible, pues surgen circunstancias, a veces fuera de tu control, que quizás te hagan cambiar de ruta temporalmente. Tampoco es el fin del mundo si te equivocas, siempre y cuando aprendas del error para que no lo repitas de nuevo en tu plan. Si te mantienes firme en tu meta, ¡igual llegarás a ella!

Pon ese plan de metas en un sitio que tú y tus padres puedan ver. Así te acordarás de la importancia de tu meta, de los pasos con los que te comprometiste y también ayudarás a tus padres o a tus hermanos a que te ayuden motivándote y preguntándote por cada uno de los pequeños éxitos que poco a poco irás alcanzando.

Cuando consigues por ti mismo las cosas, con tu dinero, con tu esfuerzo y perseverancia, sientes una enorme satisfacción.

¡Te invito a intentarlo!

 



Audiencias
Jóvenes

Volver Arriba