La tasa de interés de política monetaria permanece igual. ¿Y eso qué?

La tasa de interés de política monetaria permanece igual. ¿Y eso qué?

La tasa de interés de política monetaria está en 5%. No varía desde mayo de 2015, cuando se redujo de 5.25% a su valor actual. 

Cada mes la prensa nacional reproduce una nota de prensa informando si subirá, bajará o se mantendrá invariable la tasa de interés de política monetaria. Muchas personas, al desconocer su significado, se pregunta qué valor otorgarle a este dato. Lo explicamos en esta entrada.

¿Por qué debe importarnos si sube, baja o se queda “congelada” esta tasa de interés? Sucede que la tasa de política monetaria es la tasa de referencia a partir de la cual los bancos múltiples y asociaciones de ahorros y préstamos modifican sus tasas activas y pasivas. (Ojo: no quiere decir que es la tasa a la que te van a prestar o a pagar intereses por tus ahorros, sino que incide en su comportamiento).

Las tasas activas son aquellas que representan un “activo” para las entidades de intermediación financieras, es decir, los préstamos y créditos a través de tarjetas.

Las pasivas, las que significan una deuda para la banca, mientras que constituyen una ganancia para los depositantes, como el interés que retorna por los ahorros y certificados financieros.

¿Qué pasa si sube o baja la tasa de interés de política monetaria?

Si baja, disminuye la tasa de interés de los préstamos y es una buena noticia para el público, porque las entidades de intermediación financiera dan créditos más baratos. Estos cambios no ocurren de inmediato, sino que se producen posteriormente, con un cierto rezago que puede ser de varias semanas hasta varios meses.

Sin embargo, también se reduce el retorno, o sea, la ganancia que obtendrías por tener tu dinero depositado en el banco.

En cambio, si la tasa de interés de política monetaria sube, tomar prestado cuesta más: aumenta el precio del dinero. Al mismo tiempo recibes mayores beneficios por tener dinero guardado.

¿Por qué “de política monetaria”?

Resulta que el comportamiento de esta tasa responde a una política del Banco Central, que es el organismo que ejecuta la política monetaria, es decir, que se encarga de controlar la cantidad de dinero que circula en la economía, ya sea para estimular el crecimiento o controlar la inflación.

Si se reduce la tasa de política monetaria tendería a significar que el Banco Central no espera grandes riesgos o presiones sobre la inflación sino que está dispuesto a aumentar la cantidad de circulante en la calle, para fines de dinamizar el nivel de actividad económica.

Si por el contrario, la sube, es porque prevé algunos riesgos de inflación, por lo que aplica una política monetaria más restrictiva o de contracción. Se trata de mantener un equilibrio.

También podrías leer:



Volver Arriba