Cómo “financiarte” con tu tarjeta de crédito durante 50 días ¡sin pagar ni un chele de intereses!

Cómo “financiarte” con tu tarjeta de crédito durante 50 días ¡sin pagar ni un chele de intereses!

Aprende a sacarle el jugo a la fecha de corte de tu tarjeta. En este artículo te explicamos cómo usar dinero del banco por 50 días o más al 0% de interés.

¿Quieres sacarle más provecho a tu tarjeta de crédito? ¿Y si en vez de unos 20 días después del corte tuvieras 50 o más para pagar tu tarjeta? ¿Sería una gran ventaja para tu bolsillo, verdad?

Lograr esta “magia” puede ser pan comido si organizas tus consumos en función de tu fecha de corte, el día hasta el cual las entidades financieras registran los pagos, compras, avances de efectivo, entre otras transacciones que realizas con tu tarjeta de crédito. O viceversa: si eliges la fecha de corte en función de tu patrón de consumo.

Como de seguro sabes, después de esta fecha, los bancos te dan un plazo de unos 23 días –depende de la entidad, poco más o poco menos- para pagar la totalidad de lo consumido a cero costo; y si no saldas la totalidad del balance al corte, automáticamente estarías pagando un interés por financiamiento de un costoso 60% anual.

Determinar la fecha óptima para el corte de tu tarjeta de crédito en función de tus consumos te permitirá tener más tiempo para hacer tus pagos. Si es preciso, deberás solicitarle el cambio de la fecha de corte al banco. Esto te ayudará evitar apuros haciendo consumos en el momento oportuno y a reducir costos por financiamiento con la tarjeta de crédito, en caso de que los tengas.

El 80% de los bancos más grandes permiten que cambies tu fecha de corte

Al preguntar a nuestros seguidores de Twitter cómo se sienten con su actual fecha de corte de sus tarjetas de crédito, el 25% respondió que no se siente a gusto con ella y quisiera cambiarla. Es posible que una gran parte de ellos no lo haya hecho porque desconoce que el 80% de los bancos más grandes del país permite modificarla dos veces por año, cada seis meses.

De hecho, desde que solicita el producto, en el 80% de los bancos grandes, el cliente puede elegir el día que le convenga que corte su tarjeta, siempre y cuando esté en el abanico de opciones de la marca. Para cada tipo de procesador de pago (Visa, MasterCard, American Express, etc.) las entidades financieras disponen de un catálogo de fechas entre las cuales los clientes pueden elegir. (Ver levantamiento con datos de los cinco bancos más grandes).

Es un procedimiento tan sencillo que incluso puedes solicitarlo por teléfono. En el banco que tarda más tiempo para confirmarte si te aprueba la modificación de la fecha de corte la espera es de siete días laborables. Usualmente, el cambio se efectúa para el corte próximo después de que la solicitud es aprobada.

La mayoría de los bancos requieren que el cliente haya pagado lo que debe al corte vigente o que por lo menos realice el pago mínimo

El requisito que exigen la mayoría de los bancos es que el cliente haya pagado lo que debe al corte vigente o que por lo menos realice el pago mínimo. En entidades que ofrecen un crédito diferido en combinación con la tarjeta de crédito podrían demandar que el cliente salde también lo adeudado por este producto.

Además, como se dijo anteriormente, es preciso que la fecha de corte deseada por el cliente esté dentro de las que el banco dispone para el tipo de tarjeta que tiene aprobada o activada.

Como ves, solicitar el cambio es la parte más sencilla. Pero antes de hacerlo te sugerimos que determines cuál podría ser tu fecha más conveniente.

¿Cómo identificar la fecha de corte que más me conviene?

La fecha de corte ideal va a depender de tu patrón de consumo con la tarjeta de crédito. Lo adecuado es que el día del corte sea anterior a las fechas en las que haces el grueso de tus consumos, de manera que no tengas que pagarlos en solo 20 o 23 días, sino después de que tu producto vuelva a cortar en el próximo mes, lo que te permitirá contar con unos 27 días adicionales.

Expresemos la idea con un ejemplo. Si la mayor parte de tus consumos se concentran a final de cada mes, porque tienes que pagar tus facturas, hacer la compra de la casa o cumplir con otros compromisos, te conviene que tu corte sea anterior a estos días. Suponiendo que la fecha en que honras estos compromisos es el 30 de cada mes, lo conveniente es que tu tarjeta corte antes de ese día, el 28 podría ser.

De esta forma, lo que consumas a partir del 29 aparecerá en el estado de tarjeta que se generará la próxima vez que tu tarjeta corte. Además de que habrá pasado casi 30 días, luego tendrás los 20 o 23 días para pagar, en total más o menos 50, sin pagar ni un centavo en intereses por financiamiento.

Haz el ejercicio para determinar tu mejor fecha de corte

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”. Confucio.

La mejor forma de afianzar un conocimiento es poniendo en práctica la teoría que se comprende. Te invitamos a hacer un siguiente ejercicio que te servirá para determinar cuál es la fecha de corte que más te conviene en función de tu patrón de consumo.

Para hacerlo solo necesitas conocer cuál es tu fecha de corte, tener a mano los últimos tres estados de tu tarjeta de crédito y tener instalado en tu computadora Microsoft Excel. Este programa informático te permitirá abrir este archivo donde insertarás los consumos registrados en tus estados y verás varias gráficas donde podrás ver cuál es tu patrón de consumo.

¡Descuida, es súper fácil! Lo haremos paso a paso tomando como ejemplo este caso real.

1ro. Introduce los consumos de cada mes en la hoja “Data insumos”

insumos

Digita los pagos de servicios, compras, avances en efectivo y cualquier otra transacción que hayas realizado con tu tarjeta de crédito durante tres meses en esta hoja, empezando por el más antiguo y concluyendo con el más reciente.

Por ejemplo, si fueran los meses enero, diciembre y noviembre, el orden en el que debes insertar los datos es: noviembre en “Antepenúltimo mes”, diciembre en “Penúltimo mes” y enero en “Último mes”.

Un consumo realizado en los primeros siete días del antepenúltimo mes lo colocarías en la primera columna. En este caso el dueño de la tarjeta hizo cinco consumos durante los primeros siete días de noviembre, siete en la segunda semana, nueve en la tercera y tres en la cuarta.

Al completar tus tres meses tendrás generadas todas tus gráficas, las cuales puedes ver haciendo click en las hojas que le quedan al lado a “Data insumos”. Mira la parte inferior de la imagen del primer paso y busca estas mismas pestañas en el documento de Excel que descargaste.

2do. Analiza las gráficas y observa tu patrón de consumo

Después de haber llenado la hoja “Data insumos” con tus consumos de tres meses y tener generadas las gráficas entonces tienes que analizar las tendencias para que determines cuál podría ser la fecha de corte que más te conviene.

La primera gráfica te muestra  cómo ha sido tu consumo semanal durante los últimos tres meses:

consumos_por_semana

Aquí ves los consumos realizados con tu tarjeta de crédito por semana durante tres meses. Puedes comparar tu comportamiento de un mes con otro e ir viendo cuál corte sería mejor. En este caso, como ves, el titular de esta tarjeta suele gastar más en la semana del 16 al 23. ¿Qué fecha de corte entiendes que debería tener su tarjeta de crédito?

Gráfica 2. ¿Cuál es tu consumo promedio por semana?

Consumo_promedio_por_semana

En esta gráfica puedes ver tu tendencia de una manera más clara, pues muestra los promedios de cada semana durante un mes. Tomando en cuenta la idea que hemos planteado desde el principio, a esta persona le conviene que su tarjeta corte el día 15, 14, o 13 de cada mes. ¿Por qué? Porque de esta manera los consumos que hace después de que su tarjeta ha cortado serán cargados dentro de casi 30 días, cuando su producto vuelva a cortar. Luego, después de que le llegue un estado de cuenta, entonces tendrá 20 o 23 días más para pagar y se habrá beneficiado de financiarse con su tarjeta a cero costo.

Finalmente, en la tercera gráfica tenemos los consumos promedios semanales expresados en porcentajes.

Consumo_promedio_por_semana_en_porcentajes

Como hemos visto, el uso óptimo de la fecha de corte nos permite ganar tiempo y, si acaso, evitar algún cargo por atraso o financiamiento. Debemos tener claro que esta ventaja no consiste en pagar menos, sino en pagar más tarde o en el momento del mes en que más nos convenga.

Su aprovechamiento es óptimo en la medida en que evitemos los costos de financiamiento, que son particularmente elevados en estos productos. Es decir, debemos tener en cuenta que aún armonizando la relación dinámica de consumo-fecha de corte, debemos pagar todo lo consumido al corte a tiempo, cada mes. Esa, evitar el financiamiento, es la primera regla número del tarjetahabiente prudente y sabio.


Volver Arriba