Tu PRIMERA inversión es el fondo de emergencia, ¿cómo construirlo?

Tu PRIMERA inversión es el fondo de emergencia, ¿cómo construirlo?

¿Sabes qué es un fondo de emergencia? ¿Formas parte del selecto grupo que tiene un buen fondo de emergencia o no estás preparado para cubrir tus gastos básicos en caso de crisis? ¿En verdad no se te había ocurrido la idea? ¿Qué tal si te animas a calcular de cuánto tiene que ser?

En caso de que dejes de percibir tus ingresos actuales, ¿contarías con un fondo de emergencia? De 451 lectores de Argentarium que respondieron a esta pregunta, el 53% admitió que no cuenta con este ahorro para cubrir tres meses de gastos fijos (o más) en caso de que un evento inesperado los deje sin percibir ingresos.

El 18% de quienes respondieron la encuesta tendría, apenas, algún clavito, pero no sería suficiente para cubrir tres meses de desempleo o un tiempo mayor en caso de que haya una época de baja en su negocio. No podría, por ejemplo, cumplir con el pago de la cuota del préstamo, las facturas de los servicios o pagar el colegio de los niños.

Las personas con ingresos irregulares deben tener fondos de emergencia que garanticen su estabilidad por más de tres meses.

Estos porcentajes son preocupantes, ya que según el estudio “Duración y recurrencia del desempleo en República Dominicana (Banco Central, 2015), el 46% de las personas que pierden su trabajo experimenta el desempleo de largo plazo, es decir, tarda 12 meses o más en conseguir un nuevo puesto.

De nuestros encuestados, solo el 28%  (127) tendría garantizada la “paz financiera” en caso de que le ocurra algún imprevisto. Este selecto grupo no tendría que financiarse con su tarjeta de crédito a la costosoa tasa de un 60%, ni acudir a un usurero que le cobre un “módico” 20% mensual, es decir 240% anual. 

¿Cómo construir tu ahorro para resolver en casos de emergencia?

Para conocer el monto mínimo que deberías ahorrar para tener garantizados algunos meses de tranquilidad financiera en circunstancias económicas difíciles tienes que hacer un cálculo que te permita cuantificar tus gastos fijos mensuales: aquellos pagos y consumos a los que tienes que recurrir sí o sí, dígase los de comida básica, cuota de préstamo, alquiler de la casa, colegio de los niños, teléfono residencial y móvil, entre otros.

El monto de ahorro para fondo de emergencia no incluye gastos no discrecionales que puedan ser prescindibles y variables: salidas al cine, comidas en restaurantes, etc.

Preparamos este archivo de Excel que te invitamos a descargar. En él tendrás la posibilidad de insertar tus gastos fijos de acuerdo a la categoría a la que pertenezcan, añadir la cantidad de meses que quieres que cubra tu fondo de emergencia y, al final, obtendrás la cantidad exacta que debes ahorrar para completarlo.

Ejemplo:

Fondo de emergencia, tabla 1

Por defecto hemos puesto en cantidad de meses tres, pero puedes personalizarlo y añadir un número superior.

Tanto las categorías como los conceptos son variables que puedes modificar editando el documento. Por ejemplo, si no tienes carro y en lugar de gastos en combustibles tienes gastos de pasajes, entonces cambias el nombre de esta categoría y los diferentes conceptos que puedan existir dentro de ella.

El archivo de Excel “Calcula tu fondo de emergencia” también te generará dos gráficas: una donde verás cuáles son tus gastos principales en valores absolutos y otra en porcentajes. Estas hojas del archivo te serán muy útiles en caso de que quieras evaluar qué consumos podrías suprimir o modificar para ahorrar más o destinar tu dinero a un asunto más importante.

Ejemplo:

Fondo de emergencia, gráfica 2

Por ejemplo, si te das cuenta de que estás gastando una proporción muy alta de tus ingresos en facturas de móviles, internet residencial y telecable, podrías modificar esa relación. Cambiar de planes o cancelar algunas de esos servicios e invertir más en la educación de tus hijos, pagándoles una clase extracurricular de idiomas, pueden ser opciones. O, simplemente, puedes ahorrarte ese gasto y sumarlo a tu fondo para vacaciones.  La decisión final dependerá de tus prioridades.

Luego de tener establecido el monto que tienes que ahorrar para un fondo de emergencia el siguiente paso es ¡ahorrar! Reúne el dinero en el tiempo más rápido que te permitan tus posibilidades.

Cuatro tips para tener un fondo emergencia “de oro”

1.Guarda una parte del dinero en una cuenta de ahorros con libreta para que no te resulte tan fácil acceder a esos recursos. Podrías, por ejemplo, ahorrar en libreta el monto correspondiente a una tercera parte de tu fondo (un mes de gastos fijos, si lo diseñas a tres meses). Sabemos que de vez en cuando tendrás la tentación de gastarlo, pero si tienes que ir al banco y hacer una fila para retirarlo lo pensarás 20 veces.

2.Invierte el equivalente a otro mes de gastos fijos en certificados de pósito de corta duración (de un mes, por ejemplo). De esta manera tu dinero tendrá un rendimiento mayor al que te ofrece una cuenta de ahorros, cuyos intereses suelen ser más bajos, y podrás acceder a él con una facilidad moderada, pues en cuestión de 30 días tu dinero estará de vuelta. Si quieres sacarle un mayor rendimiento a los depósitos a plazo fijo invierte por plazos más prolongados (tres meses, por ejemplo), pues a mayor plazo, mayor retorno.

Es importante que, aunque optes por aumentar el tiempo del plazo, no sea de una duración tan amplia que te dificulte retirarlo en un momento donde te  sea necesario. Evita hacer un solo certificado con todo tu ahorro, de modo que si se presenta la indeseada emergencia y necesitas usar solo un tercio de tu dinero, no tengas que deshacer un instrumento financiero de gran volumen y perder una parte de los intereses que puede generar.

3.Otra opción para rendir los ahorros de emergencia es colocar una parte del dinero en un fondo de inversión de alta liquidez. Estos fondos ofrecen tasas de interés más atractivas que un certificado de depósitos, usualmente, y te permiten acceder a tu dinero con facilidad cuando lo decidas

4.Lo ideal es que no tengas que hacerlo, pero si las circunstancias lo ameritan, recuerda reponer los gastos que hagas de tu fondo de emergencia. Tómatelo a pecho. Si tomaste 10 mil, por ejemplo, ve ahorrándolo de nuevo y salda tu deuda contigo mismo/a con seriedad.


Artículos relacionados

Riesgo financiero 3/3: el plan de escape

En el primer trabajo de esta serie aprendimos a diagnosticar una situación de riesgo. En la segunda, repasamos las nociones

La banca ‘online’ sigue siendo un reto para parte del sistema financiero dominicano

A muchos les sorprenderá saberlo. En pleno apogeo de las soluciones en internet, la banca transaccional en línea no es

¿Cómo enfrentar la resaca financiera de enero?

Ha pasado la Navidad. Fue un tiempo de profuso gasto y fiesta. Muchas personas pudieron haberse excedido en las compras

Volver Arriba