IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

El cobro forzoso: su efecto sobre la salud y consejos para enfrentarlo

El cobro forzoso: su efecto sobre la salud y consejos para enfrentarlo

Tener deudas difíciles de pagar es una situación estresante. De acuerdo con el Colegio de Psiquiatras de Inglaterra, vivir en esta circunstancia hace sentir al deudor que todo está fuera de control y no hay nada que pueda hacer para solucionar su problema.

¿Qué tan grave puede llegar a ser y qué hacer para evitar una crisis severa por el cobro compulsivo?

Primero que todo, debemos comprender que una situación de descontrol financiero por deudas puede ser altamente riesgosa desde el punto de vista de la salud. “Lleva al ser humano a la depresión, la ansiedad, la agresividad, el aislamiento”, explica el doctor Víctor Martínez Escoto, psicólogo clínico especialista en disfunciones y psicopatologías de la familia y de la pareja.

Señala que puede estimular el consumo de alcohol y la visita frecuente de casinos “con la esperanza de encontrar solución a su problemática”. Eventualmente, las personas podrían desarrollar adicciones no solo con sustancias como el alcohol sino también a los juegos de azar.  “Todo esto afecta la salud física, mental y emocional”, subraya el experto.

El estrés prolongado baja las defensas del organismo y el cuerpo se hace vulnerable a enfermedades físicas.

Martínez Escoto indica que cuando el estrés se mantiene por un tiempo se convierte en un enemigo silencioso: causa una baja de las defensas del organismo y el cuerpo se hace vulnerable a enfermedades físicas. 

“El estrés no resuelto genera depresión, afectando  el sistema emocional y el sistema inmune. Ahí empiezan las migrañas, insomnio, presión alta, problemas digestivos, el cáncer, apatía sexual, cambia el humor de las personas poniéndolas agresivas y generando conflictos a nivel familiar, afectando incluso la relación de pareja”.

La tensión que provoca en las personas una deuda superior a su capacidad de pago puede ser mayor si a ella se suman las llamadas insistentes, cartas, visitas al lugar de trabajo (los usureros lo hacen) y otras acciones que ejecutan los acreedores para recuperar el dinero prestado. Martínez Escoto indica que estas formas de cobrar desesperan a los deudores y, en algunos casos, podrían llevarlos hasta el suicidio.

¿Cómo enfrentar emocionalmente el cobro forzoso? El doctor Martínez Escoto ofrece estos consejos:

victor_martinez_escoto1. Cójalo suave, aunque parezca irresponsable, no necesariamente lo es. Libere presión y piense ¿qué es lo peor que puede pasar? De esta manera usted no pierde la capacidad de buscar soluciones y de trabajar para pagar.

2. Dele la cara a su acreedor. Tómele el teléfono, enfréntelo y dígale siempre la verdad.

3. Combata el estrés. Haga un cambio en su estilo de vida, busque mecanismos para dormir bien, haga ejercicio físico, lleve una alimentación balanceada y practique un método de relajamiento.

4. Evite caer en vicios y adicciones. Cultive su espiritualidad.

5. Diviértase. La vida es una y todo pasa: dele calor a su familia, juegue con sus hijos y sus amigos, baile, escuche música. Por supuesto, busque la versión económica de la diversión.

6. Por último, y si es necesario, busque ayuda profesional, con un asesor financiero personal y un psicólogo que lo ayude a manejar el estrés. “Piénselo bien antes de volver a sobre endeudarse: el precio de esta situación es muy alto para su salud y el bienestar de su familia”.


Volver Arriba