Cinco pistas infalibles para reconocer estafas disfrazadas de criptomonedas

Cinco pistas infalibles para reconocer estafas disfrazadas de criptomonedas

Las monedas digitales se han convertido en atractivos instrumentos de inversión para muchos. Sin embargo, tal función no es, precisamente el propósito con que han sido creadas.

Las criptomonedas son simplemente un nuevo formato del dinero, como lo son las tarjetas de débito, y tienen sus mismas funciones: ser depositarias de valor y vehículo de pago en transacciones de compra y venta de productos y servicios.

Quienes las utilizan ven ventajas en el hecho de que las criptomonedas son descentralizadas: no existe un Banco Central que controle la cantidad de monedas en circulación ni que pueda influir en el valor de una divisa digital.

Además, la gente puede transferir dinero a cualquier parte del mundo en este formato con un costo mucho menor que si lo hiciera mediante un banco o una agencia de remesas.

Estas son las razones principales por las que tantas personas usan las monedas virtuales.

¿Por qué muchos la ven como un instrumento de inversión, principalmente?

Siempre han existido ahorristas con hambre de ganar dinero fácil, gente muy vulnerable a ser extorsionada por los lobos que abundan no solo en los mercados financieros: pueden estar haciendo de las suyas en cualquier industria.

En el caso concreto de las criptomonedas, muchos podrían verlas como instrumentos de inversión por el particular éxito del bitcoin, una de las más populares del mundo.

7 formas de identificar una típica estafa por Internet

Con esta criptomoneda ha ocurrido algo muy singular que ha estimulado el interés de la gente ávida de utilidades significativas en plazos relativamente cortos.

De no valer nada, el bitcoin ha llegado a cotizarse por encima de la onza de oro. Actualmente un bitcoin vale  más de US$1000 dólares  (su precio fluctúa constantemente), según el sitio Coinmarketcap.com.

Pero quienes ponen muchas esperanzas en la apreciación de esta divisa no toman en cuenta su alto nivel de volatilidad—el sube y baja de su precio en el tiempo—, como se puede apreciar en esta gráfica del citado sitio web.

Los expertos financieros consideran que el bitcoin y otras monedas digitales son “altamente especulativas” si se utilizan como instrumentos de inversión. Entiende que los indicadores existentes son poco objetivos para proyectar lo que pueda ocurrir con el valor de estas divisas en el futuro.

Apartando los altos niveles de volatilidad y especulación de las criptomonedas, hay otra situación que ha de causar preocupación entre los interesados en poner sus ahorros en este formato de dinero: se ha tomado el concepto de moneda digital como carnada para pescar a los más ansiosos a través diversos tipos de estafas.

Entre las más populares están los esquemas Ponzi. Se les vende a la gente unas supuestas monedas virtuales que cuentan con poco o ningún valor en su comunidad de usuarios –si a caso existe- y se les promete que el precio de la criptomoneda aumentará en un futuro no lejano.

Al mismo tiempo, a las personas se les dice que sus ganancias pueden aumentar si se reclutan a otros conocidos que aporten dinero y ayuden a impulsar la moneda virtual.

Cuando la criptodivisa logre adquirir el valor prometido la inversión inicial del ahorrante se habrá multiplicado y éste terminará recuperando su capital y habrá ganado jugosos intereses.

Los que ingresan primero a la pirámide ven que “el negocio es real”. Sin embargo, cuando la bomba explota, muchos son los que no llegan a ver nada y pierden todo su dinero (lo mismo que les sucedió a las víctimas Telexfree).

Las señales para identificar pirámides maquilladas de monedas virtuales

Bajo el concepto de las monedas virtuales, las pistas de que un supuesto negocio es una estafa son muy similares a las de otras industrias. Manténgase bien atento a las señales que se explican a continuación antes de optar poner su dinero en algo que podría resultar ser un fraude.

Te ofrecen ganancias fijas

Con excepción de productos de renta fija como los bonos y certificados financieros, ningún otro instrumento de inversión garantiza una cantidad de intereses periódicamente.

En ocasiones, quienes usan este beneficio para atraer gente a los esquemas Ponzi asociados con criptomonedas argumentan que podrán crear dinero a través de la minería y el comercio de la moneda -vendiéndolas más caras que el precio al que las adquirieron-.

Sin embargo, quienes obtienen ganancias a través del minado de monedas virtuales explican que nunca se puede garantizar un monto fijo de rentabilidad: es variable.

Tú no puedes hacer minería

Contrario a lo que generalmente es posible con una moneda virtual “real” , en las monedas digitales que en no son más que estafas los usuarios no pueden hacer minería: la labor de trabajar los códigos que validan las transacciones que se hacen la red.

Todas las monedas digitales tienen un código informático abierto que cualquiera, si tiene conocimiento y equipos necesarios, puede minarlo. De hecho, es parte fundamental del funcionamiento de la moneda, que si bien no tiene una autoridad central que la maneje, cuenta con el apoyo de sus usuarios. Es en ellos en quienes recae la responsabilidad de dar visto bueno de las transacciones y así evitar los fraudes al sistema.

Si no se puede minar públicamente y no existe un whitepaper donde están los parámetros de la criptomoneda, lo que existe es una “moneda social” cuyos dueños pueden controlar su valor, cantidad y todos los demás aspectos de la criptodivisa. 

Insisten en que enroles otras personas

Cuando integrar conocidos al “gran negocio” se convierte en un aspecto demasiado importante para ver las utilidades de tu inversión, ¡aléjate! Es una señal clara que estás ante un fraude Ponzi.

Es cierto que el valor de una moneda criptográfica aumenta a medida que más personas las usan. Sin embargo, ganar algún dinero con ellas no depende estrictamente de eso.

Además, el beneficio del aumento del uso de la criptomoneda no se ve a corto plazo, sino tiempo después de que la moneda se aprecia.

Cuida tus bitcoins de estos estafadores virtuales

Por lógica simple, si se poseían monedas virtuales que se compraron a un precio menor, al apreciarse hay un incremento de su valor. El margen del precio inicial y el final constituyen utilidad.

Las monedas digitales confiables no se enfocan en promover la integración de más personas a la red. En cambio, incentivan el uso normal del dinero: comprar mercancías, pagar por servicios, transferirlo a otras personas, etc.

Solo aceptan moneda fuerte

Regularmente los fraudes piramidales que utilizan las criptomonedas como pantalla para esconder su verdadero propósito –apropiarse de los ahorros de la gente- no admiten pagos con monedas como el peso dominicano.

Te exigen que hagas tus inversiones en moneda fuerte: dólares y euros, principalmente. Si las tuvieras, tampoco te aceptarían otras criptomonedas, como ocurre en muchos mercados de monedas criptográficas.

Ni la empresa que dirige el fraude acepta su criptodivisa como medio de pago. Aunque tus ganancias –producto del esquema piramidal- se expresen en la moneda criptográfica, no podrías comprar más divisas virtuales con ellas mismas.

La criptomoneda no existe

Descubrir si una moneda virtual es una estafa o de verdad puede ser más o menos confiable es muy fácil. Visite uno de los sitios web populares donde se comercializan criptomonedas y verifique si aparece en alguna de esas listas.

Si la criptodivisa no se encuentra en ninguna en alguna de estas páginas no se atreva a poner su dinero en esa moneda.

No confíe en el mero hecho de que la “empresa” coordinadora de la estafa tenga una página donde pueda ver algunos datos de la criptodivisa.

Averigüe quiénes están detrás del negocio. Filtre sus nombres en motores de búsqueda como Google o en los periódicos. Generalmente los líderes de estafas en redes son reincidentes haciendo fraudes, aunque van variando el formato de acuerdo a las oportunidades.

En un tiempo lo fue Telexfree y la supuesta fiebre de los “anuncios online”. Ahora son las criptomonedas. No caiga usted también.


Artículos relacionados

¿Cómo enfrentar la escasez?

Si tienes miedo a la escasez o no sabes cómo enfrentarla, Juan Camilo te da algunas orientaciones en esta entrega

4 lecciones del Black Friday

Varios días después del pasado Black Friday, Juan Camilo nos hace entender cuatro lecciones que no debemos olvidar sobre las

Cinco mitos sobre el score de crédito

En este Consejo Financiero aclaramos cinco mitos sobre el score de crédito que te servirán para abrir la mente a

Volver Arriba