¿Cómo invierto en el mercado de valores de Estados Unidos?

¿Cómo invierto en el mercado de valores de Estados Unidos?

¿Cómo invertir en el mercado de acciones de Estados Unidos? ¿Se necesita una suma muy elevada de dinero? Para iniciar, ¿cuál es la primera puerta que se debe tocar?

Estas son preguntas que llegan con frecuencia a www.argentarium.com. Procurando las respuestas consultamos al asesor financiero Luis Veras, calificado con la certificación Chartered Financial Analyst (CFA).

¿Quién puede invertir?

En principio, cualquier persona puede invertir en este mercado, incluso si tiene un capital pequeño. Pero hay algunas condiciones a tener en cuenta: se debe tener la disposición para asumir riesgos y tener un horizonte de inversión a mediano o largo plazo.

Luis Veras considera que cinco años son el período mínimo requerido: tiempo suficiente para “normalizar el alto nivel de volatilidad que caracteriza al mercado y, con esto, optimizar el potencial riesgo-retorno del portafolio de inversiones”.

“Los mercados de acciones son muy volátiles, pero al mismo tiempo son los mercados financieros que más retorno ofrecen en el largo plazo. Para poder capturar ese crecimiento de capital tienes que estar dispuesto a participar en el mercado durante mucho tiempo y, durante el período de la colocación, aceptar los vaivenes del mismo mercado”, explica el experto.

¿Cuáles puertas tocar?

Una vez se cumple con este perfil, queda empezar el proceso. ¿Cómo? ¿Por dónde se inicia?

La primera tarea es abrir una cuenta con un corredor de bolsas. Esto puede hacerse con un monto mínimo de 1000 o 500 dólares, incluso con menos, dependiendo de la casa de corretaje que se elija.

Quienes viven fuera de Estados Unidos pueden abrir la cuenta a través de Internet. En caso de que el sistema le pida un código de identidad o número de seguridad social de ese país, el inversionista deberá pedir las instrucciones por correo electrónico o por vía telefónica, llamando al corredor.

Algunas casas de corretaje pueden exigir que el inversionista tenga cuentas en bancos de Estados Unidos, pero las más utilizadas no suelen hacerlo.

Entre las más populares están Scottrade, Interactive Brokers, TD Ameritrade, E-Trade y Schwab.com, pero no son las únicas.

Asegurarse de que el corredor opere legalmente en Estados Unidos y esté regulado por las normas vigentes en este país es una medida de seguridad esencial, sobre todo para prevenir caer en redes tendidas por estafadores y “para contar con la asistencia de las autoridades, en caso de cualquier práctica comercial no apropiada por parte del corredor”, explica el analista.

Veras agrega que hay corredores que permiten adquirir algunos activos en operaciones libres de costos, siempre que se trate de inversiones a más de 90 días.

¿Cómo se paga por esos activos?

Para hacerlo el inversionista debe alimentar su cuenta en la casa de corretaje, pues es el canal a través del cual irá haciendo los desembolsos para las inversiones de su interés.

Puede hacer los depósitos mediante transferencias bancarias (desde su banco local al corredor) o enviando cheques. En el segundo caso, basta con solicitar a la entidad financiera en República Dominicana un cheque en dólares con cargo a su cuenta (que puede ser en pesos o en dólares) y enviarlo por un servicio de correo tradicional.

La opción del cheque es mucho más económica, pues la transferencia puede costar hasta $50 dólares, mientras que el cheque muchas veces es emitido sin costo o con un costo administrativo muy bajo, y el envío por correo cuesta menos de $200 pesos.

¿En qué invertir?

Los objetivos de inversión y el perfil de riesgo varían de un inversionista a otro, por lo que no todas las recomendaciones son apropiadas para todos.

Aún así, se puede hacer referencia a una de las opciones más recomendadas actualmente: los Fondos Intercambiables en Bolsa de Valores (o ETF, por sus siglas en inglés), que son instrumentos que se se transan en el mercado del mismo modo en que se transan las acciones de empresas.

“Han adquirido mucha popularidad en años recientes, debido a que son una manera económica de diversificar un portafolio de inversiones y minimizar el riesgo”, explica Veras.

Estos instrumentos son fondos que invierten de manera diversificada en un conjunto de activos, por lo que tienden a ser una muestra representativa del desempeño del mercado o del segmento de mercado en el cual el ETF se enfoque.

Por ejemplo, una persona adquiere el ETF representativo del SP-500 (índice que recoge los resultados de las 500 empresas más importantes que cotizan en la bolsa en EEUU). Como está bastante diversificado, con eso reduce el impacto de la volatilidad que supone comprar, por ejemplo, acciones de empresas particulares.

De este modo, un inversionista pequeño puede participar en el mercado de manera diversificada, sin tener que hacer análisis y proyecciones complejas ni contratar servicios de profesionales que les hagan evaluaciones y portafolios muy sofisticados.

Luis Veras hace una última recomendación: “Es importante que la persona interesada en invertir lea, se informe y pregunte; que conozca bien los productos financieros en que va a invertir; que solo invierta cuando se sienta plenamente confiada, cuando considere que entiende los riesgos y el potencial de desempeño de dicho producto”.


Artículos relacionados

Banca y Seguros

En la Escuela de Seguros de hoy te explicamos la dinámica de la banca y el sector seguros.

Formas de asegurar tus bienes ante un huracán

En esta temporada de huracanes, aprovechemos para orientarnos sobre la cobertura que podemos adquirir para cuidar nuestros bienes de catástrofes naturales,

¿Te sientes maltratado por una empresa de cobros compulsivos? Te decimos cómo la puedes reportar

El proceso de cobro es un derecho que tienen las empresas para recuperar los recursos que les son adeudados y

Volver Arriba