¿Por qué es buena idea que formalice su negocio?

¿Por qué es buena idea que formalice su negocio?

Willy es un joven emprendedor. Tiene un modesto puesto de ventas de empanadas en la marquesina de su casa. Su esposa y una amiga, quienes fungen como sus empleadas, lo ayudan en el negocio.

El establecimiento produce entre RD$2.000 y RD$3.000 al día (unos RD$75.000 mensuales).

Tras 10 años de existencia, “Empanadas Willy” se ha convertido en un punto comercial y, lo más valioso, en una fuente de ingresos fijos. Cuenta con mobiliario -mesas y sillas- para los clientes comer en el lugar e incluso con servicio a domicilio.

Cuestionado sobre si no ha pensado en la posibilidad de formalizar su negocio, responde, muy convencido: “¿Qué ganaría yo con eso?, yo estoy bien como estoy”.

Sin embargo, su esposa asegura que en ocasiones comercios de la zona le han pedido factura con Número de Comprobante Fiscal y al no disponer de esta han perdido ventas cuantiosas.

LEA: ¿Cuándo tiene sentido que una persona física solicite facturas con Comprobante Fiscal?

Y es que muchos empresarios informales en República Dominicana consideran que legalizar su negocio solo implicaría nuevas responsabilidades legales y económicas, como el pago de impuestos, y que esto les generaría más gastos que beneficios.

No obstante, el crecimiento y/o expansión comercial es un factor esencial a tomar en cuenta, puesto que implica oportunidades como las de abrir sucursales, suplir a grandes empresas e incluso exportar a otras naciones.

Entre las desventajas que involucra la informalidad se encuentra que en caso de un accidente laboral, el empleador o dueño del negocio debe hacerse responsable del bienestar de su empleado (internamiento, medicamentos y demás). Además, sus servicios no podrán ser demandados por instituciones públicas ni empresas formales que tengan en orden su contabilidad.

¿Qué beneficios recibe un empresario al formalizarse?

Al formalizar su negocio obtiene identidad jurídica ante el Estado y el mercado, lo que le permite tener derechos y deberes “tanto comerciales como mercantiles”. Es decir, su negocio o empresa adquiere legalidad.

Además de la oportunidad de hacer negocios con grandes empresas nacionales e internacionales, la formalización tiene muchas otras ventajas.

Facilita el acceso al sistema financiamiento para la solicitud de créditos y hace posible participar en concursos públicos y conseguir adjudicaciones como proveedor de bienes y servicios del Estado.

También, le permite acceder en los diferentes programas de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas que realizan las instituciones estatales.

Según la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo del Banco Central, el sector informal genera el 51% de los empleos en el país. Esto evidencia la importancia de los pequeños negocios en la economía nacional.

¿Cómo formalizarse?

Como estrategia gubernamental, en el país se ha creado la Ventanilla Única de Formalización de Empresas (visitar www.formalizate.gob.do).

A través de esta herramienta se puede realizar el proceso de oficialización en un solo lugar y en corto tiempo. Antes los interesados tenían que acudir a diversas instituciones estatales y esperar semanas para su aprobación.

 Habrá que elegir entre tres tipos de empresas contempladas en la legislación dominicana. Estas son:

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L)

Esta se conforma con un mínimo de dos socios. Su capital social debe ser un mínimo de RD$100.000.

Puede ser administrada por una persona física, por lo que no requiere de un consejo administrativo.

El nombre de la empresa debe estar compuesto por el nombre elegido, seguido de las palabras “Sociedad de Responsabilidad Limitada”, o de las iniciales “S.R.L.” (ej. Comercializadora de Calzados Piña , S.R.L.).

  • Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (E.I.R.L)

Son aquellas con único dueño, los cuales forman un patrimonio independiente y separado de los demás bienes que poseen como persona física.

Estas no tienen establecido un capital mínimo y no tienen que pagar del 1% del impuesto de constitución.

  • Personas Físicas

Los profesionales liberales (abogados, ingenieros, periodistas, médicos, etc) o personas con un oficio quienes realizan actividades que generan obligaciones se convierten en empresas de “Personas Físicas”.

Con la salvedad que no tienen que aportar un capital social.

También te puede interesar:


Etiquetas:
Pyme

Audiencias
Emprendedores

Artículos relacionados

Pókemon Go: un juego, y no de niños

Pokemon se ha convertido el el término más buscado por los dominicanos y las dominicanas en Google en estos días.

¿Puede el dinero comprar la felicidad?

En esta entrega de Paso a paso, peso a peso, Juan Camilo González continúa hablando de la relación entre el

Cuando el acceso al crédito es un problema

El acceso al crédito debe ser una oportunidad de desarrollo económico, pero no siempre es así. En este Consejo Financiero

Volver Arriba