¿De dónde viene la palabra salario?

¿De dónde viene la palabra salario?

En República Dominicana, hoy, la expresión “está salado” se asocia con una persona que ha tenido o tiene mala suerte en cualquier ámbito de la vida, principalmente en las finanzas. Paradójicamente, en la antigüedad la sal se encontraba estrechamente relacionada con la riqueza o la obtención de recursos económicos.

Según su etimología la palabra salario, que es el ingreso o remuneración que recibe un trabajador, deriva del latín salarium que significa pago por sal o pago de sal.

Los historiadores registran que la sal era un condimento muy demandado para la conservación de alimentos durante siglos y de vital importancia para el comercio. Además, fue uno de los medios de intercambio y de pago utilizado por muchos pueblos, antes de generalizarse la acuñación de monedas.

Por ejemplo, se dice que en el antiguo imperio romano a los trabajadores y a los soldados se les solía pagar con sal por sus servicios. También el intercambio de mercancías se realizaba a base de trueque con este ingrediente, que valía su peso en oro. Con el paso del tiempo, fue necesario un medio de intercambio más general y cómodo.

Durante el reinado de Diocleciano (año 300 DC) se hizo una lista de salarios y mediante un decreto se fijó el salario de un trabajador de campo en 25 denarios (moneda de plata romana).

Mucho antes, en Mesopotamia, a principios del segundo milenio A.C, se asignaba una unidad de trigo como pago por jornal. En su publicación Administración del salario el especialista Ricardo A. Valera precisa que esta cantidad de alimentos (llamada sila) era entregada como ración diaria o como provisión al inicio del periodo laboral. En el caso de los segadores (persona encargada de segar o cortar las mieses en los campos) devengaban 20 silas diarias mientras los esclavos obtenían una. Una sila era “un poco menos de un litro de cebada tostada con un poco de aceite y una especie de jarabe”.

Salario o sueldo

¿Salario o sueldo, estamos hablando de lo mismo? Es muy probable que asuma que se trata de lo mismo y, por ende, no se haya hecho esta interrogante.

Aparece en Internet una enorme cantidad de artículos que intentan explicar la diferencia entre los términos, pero lo cierto es que en la actualidad son perfectamente intercambiables. Ricardo A. Valera lo explica:

“Es muy frecuente que quienes se interesan en el estudio de la administración de la compensación se pregunten cuál es la diferencia entre sueldo y salario. En realidad, la diferencia no existe, ya que la palabra salario proviene del latín salarium, que significa sal o de sal, mientras que la palabra sueldo también provienen del latín solidum, sólido. Ninguna de las etimologías de las dos palabras nos refiere al sentido que la vida actual les da, pues su interpretación suele ser resultado de una convención; es decir, por lo general, en una empresa se considera que el personal no sindicalizado recibe un sueldo, mientras que el personal sindicalizado recibe un salario. Si, por otra parte, se considera que el salario es el pago diario, en tanto el sueldo se integra por las prestaciones más el salario, la afirmación adquiere sentido.

La legislación laboral en países de América Latina es consistente y sólo emplea la palabra salario, mientras que el resto de las leyes invocan los dos conceptos de manera indistinta a fin de no omitir ninguna idea”.

Qué dice la ley sobre el salario en RD

El Código de Trabajo de la República Dominicana en su artículo 192 califica el salario como “la retribución que el empleador debe pagar al trabajador como compensación del trabajo realizado.

Además establece, en torno a la periodicidad para el desembolso del salario, que el mismo no podrá ser pagado por períodos superiores a un mes.

En torno a la jornada laboral, el Código establece 44 horas semanales, divididas en cinco días laborales de ocho horas, y cuatro horas el sábado.

También te puede interesar: 


Artículos relacionados

República Dominicana ante el peligro de envejecer sin garantías sociales

¿Por qué República Dominicana no está lista para envejecer?   República Dominicana, compuesta por cerca 10 millones 169 mil personas, envejece.

Atrapada en una jaula de oro

“La vida realmente es bien sencilla, pero insistimos en que sea complicada”. Confucio Josefina llegó a mi oficina un poco

Prórroga en la entrada en vigor de FATCA: un respiro para el sector financiero dominicano

La entrada en vigor de las regulaciones que atañen al sistema financiero dominicano contempladas en la Ley de Cumplimiento Fiscal

Volver Arriba