Del Black Friday al Año Nuevo: recomendaciones financieras de cabecera

Del Black Friday al Año Nuevo: recomendaciones financieras de cabecera

Escuchar la palabra “oferta” lleva a algunos consumidores a correr tras ella, literalmente. Adquirir enseres del hogar, electrodomésticos, aparatos tecnológicos, comestibles en exceso y un sinnúmero de productos pueden convertirse, súbitamente, en “necesidades” que debemos satisfacer; sin sopesar las consecuencias económicas y hasta emocionales de hacer ciertos gastos.

“Las oportunidades son calvas y se toman por los cabellos”, sería la frase, desde la perspectiva comercial, que identificaría esta temporada comercial, que se inicia con el Viernes negro o Black Friday y termina con la festividad de Año Nuevo, o con la de los Reyes Magos, si se trata de familias con niños/as.

Noviembre y diciembre son una prueba de fuego para nuestras finanzas personales. ¿Asumimos el reto de superarla?

En estos días los comercios tradicionales y tiendas online inundan los medios de comunicación de promociones. Para consumidores incautos, las redes están tendidas. Por eso compartimos, a continuación, algunas recomendaciones:

1.  NO adquiera productos innecesarios. Lo principal a la hora de comprar es evaluar qué tan necesario es adquirir un artículo específico en estos momentos. Es importante tener en cuenta que la euforia de esta temporada tan comercial, entre otras posibles causas, pueden hacer que tengamos un sentido distorsionado de lo necesario. Un ejemplo casi típico es el de la estufa con un gran horno que la chica soltera adquiere pensando en los deliciosos platos que podría preparar y compartir con amigos los domingos por la tarde. Pasado el tiempo repara en que usa el horno, con suerte, una vez al año.

Otro ejemplo similar es la compra de aparatos electrónicos con más capacidades de las necesarias. Si solamente utiliza su celular para hacer llamadas y responder a algún chat, no necesita el más avanzado del mercado. Si piensa que necesita mucho más capacidad de almacenamiento, antes de adquirir un aparato nuevo revise si tiene un archivo desproporcionadamente grande memes y fotos sin importancia, y considere la opción de guardarlos en la nube. Este punto es importante, pues los teléfonos celulares son unos de los artículos más vendidos durante el Black Friday y de los que más rápido pierden su valor.

    LEA: Las sombras del Viernes Negro

2. NO haga demasiados planes con el doble sueldo. Es como si se encogiera, siempre termina quedándole pequeño a los compromisos que tenemos. Si planifica la temporada navideña y de fin de año sin considerar este ingreso, se sorprenderá de lo bien que cerrará el año su cuenta de ahorro. ¿Una decisión drástica? Sí. Los tiempos lo ameritan. Noviembre y diciembre son una prueba de fuego para nuestras finanzas personales.

3.   NO se desborde, no gaste como si el mundo fuera a terminar con el año. Para muchos no es posible asumir el reto planteado en la recomendación número 2, dado que disponen de pocos ingresos y los tiempos demandan gastos extraordinarios, pero vale la pena plantearse metas de restricción de gastos. Si lo asumen, cumplan o no la meta, los resultados serán ganancia. Si no se logra ahorrar nada, al menos no sentirá tan fuertemente la resaca del bolsillo en enero.

4.  NO tome dinero prestado para aprovechar ofertas ni hacer regalos. Es de sabios aprender que en ocasiones simplemente NO se tiene dinero y hay que prescindir de cosas que se desean. Con frecuencia se toma la decisión de tomar préstamos o dar “tarjetazos” porque se espera una “brisita” en Navidad, obviando que este ingreso sería más útil como fondo para eventualidades: enfermedad, desempleo, el palo cíclico que le da el vehículo…

5.  NO todo es negativo. Las ofertas y descuentos son buena noticia (si es cuidadoso) y, durante Black Friday muchos productos alcanzan los precios más bajos de todo el año. Si se planifica para aprovecharlo, tenga en cuenta que su decisión no debe basarse solo en los carteles con los porcentajes de descuentos. Verifique los precios y que las ofertas sean reales. Algunos comercios pueden elevar el precio de los productos de manera engañosa, para luego aplicarle un “supuesto” gran descuento. Por ejemplo un mueble que hace un mes costaba RD$5,000, ahora cuesta RD$8,000, pero tiene un descuento que le permitirá llevárselo, “solo por hoy” en RD$4,999”. Infórmese con tiempo sobre el precio regular del producto que le interese y sea astuto.

6.  NO se vuelva loco. No quiera “aprovechar” todas las ofertas por más llamativas que parezcan. Aproveche las promociones de los establecimientos para comparar productos y precios.

7.  NO olvide el pago de impuestos al comprar vía internet. Si va a aprovechar alguna oferta online, recuerde que por las compras que superen los US$200, tendrá cargado el ITBIS, a una tasa de 18%.

8. NO confunda el espíritu navideño con gastar mucho. Trate de interiorizar la idea de que la dimensión del amor que siente por sus parientes y amigos no es proporcional al precio del regalo que les haga. Y viceversa: el amor que recibe no es proporcional al precio de los regalos. La Navidad es, sobre todo, una ocasión para vivir el amor y, aunque parezca una prédica, el rol del dinero en esta historia tiende a estar sobrestimado.

Puedes escuchar este artículo aquí:


Artículos relacionados

Interrogantes sobre el dólar, tasa e inversión

¿Bajará alguna vez el dólar? ¿Es buen momento para tener una cuenta bancaria en esta moneda? El profesor Harold Vásquez

¿De dónde vienen los turistas?

En su segmento La Cifra Semanal el economista Nassim Alemany nos presenta un interesante análisis sobre los países de origen

Santo Domingo en bicicleta

Por Edwin Rodríguez ¿Alguna vez te has preguntado cuánto tiempo de tu vida has perdido en tapones o cuánto tiempo

Volver Arriba