Sabiduría popular: 30 refranes que debemos aplicar para mejorar nuestras finanzas (1/2) 

Sabiduría popular: 30 refranes que debemos aplicar para mejorar nuestras finanzas (1/2) 

En los libros sobre finanzas y consumo inteligente abundan ideas que la sabiduría popular ha difundido durante ¿siglos? Quién sabe. El caso es que el buen manejo del dinero es una necesidad antigua y las recetas para lograr buenos resultados, también.

Por eso, es muy probable que las primeras lecciones que muchos recibimos sobre economía hayan venido de los abuelos o bisabuelos: aquellas frases o refranes populares que repetían de manera categórica, con la autoridad que les daban los muchos años vividos.

Ciertamente, no todas las frases populares sobre el comportamiento financiero representan reglas aceptables desde la perspectiva de unos valores específicos (honradez, respeto a lo ajeno, prudencia, etc.). En este post, que está dirigido a gente consciente de que “para llegar a algo hay que guayar la yuca”, las descartamos.

Reproducimos, en esta primera entrega, 15 refranes de fácil interpretación y cuya aplicación nos ayudaría a tener un mejor desempeño financiero:

1- El que mucho abarca, poco aprieta.

No se puede desestimar el valor del enfoque en nuestras finanzas, incluso en lo que tiene que ver con emprendimiento o con nuestro radio de actividad laboral o empresarial .

2- A quien madruga, Dios lo ayuda.

No hay mejor manera para aprovechar el poder del interés compuesto que comenzar a ahorrar desde temprana edad. Esto puede hacer toda la diferencia. Más que el rendimiento que obtiene, es importante es el tiempo y cuán temprano se comienza a ahorrar.

3- Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Las finanzas se tratan de valor. Muchas veces no valoramos las cosas que son realmente importantes. De esto depende que nos tracemos las metas correctas o más apropiadas para nosotros.

4- Más vale pájaro en mano que cien volando.

Demasiada ambición puede llevarnos a perderlo todo. Hay que saber aprovechar las oportunidades y mantener cierto nivel de prudencia en las inversiones o las decisiones económicas que vamos a tomar.

5- El que me engaña una vez, tonto es; pero si me engaña dos, tonto yo.

Aplica, por ejemplo, para personas que se involucran en negocios piramidales y multiniveles, que tienden a ser reincidentes, tratando de aprovecharse de la avaricia o la ignorancia del otro, sin darse cuenta que ellos mismos pueden ser víctimas de quienes le antecedieron.

6- El que siembra en tierra ajena pierde el fruto y la semilla.

Hay que saber cosechar. Si bien es cierto que quizás por un tiempo puede ser buena idea, por ejemplo, emplearse o alquilar una propiedad que todavía no salda en su totalidad, lo ideal es ir planificándose para obtener bienes propios y mayor libertad laboral. Sin embargo, es válido recordar que hay momento para todo y que tenemos que sembrar para luego ver la cosecha.

7- Al que viste con lo ajeno en la calle lo desnudan.

Muchas veces pensamos que un vehículo o una vivienda es nuestra, ya sea porque el titulo de propiedad o la matricula está a nuestro nombre, pero lo cierto es que si se debe por vía de un préstamos de vehículo o hipotecario realmente no es nuestro . Y tenemos que hacer conciencia de esto, si realmente queremos asegurar la propiedad de algo debemos cumplir con los compromisos financieros y de deudas que asumimos.

8- El hombre precavido vale por dos.

Si bien es cierto que la ambición y el arrojo son sumamente importantes a nivel de nuestro desarrollo y crecimiento económico, también, por equilibrio, debe haber un espacio para la prudencia en todas nuestras decisiones.

9- El que da lo que tiene a pedir se queda.

La caridad comienza en casa. Para poder dar y dar de nosotros también tenemos que cuidarnos y es muy importante velar y asegurar el bienestar propio para que podamos no solamente dar ahora, sino dar a futuro a otros y a los nuestros.

10- No se deja camino real por vereda.

Si te vas a arriesgar no lo hagas por canto de sirenas o por estímulo a lo nuevo o a lo que luce inicialmente muy atractivo, considera siempre mantener algo de lo que ahora tienes y no arriesgarlo todo.

11- No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

Aplica para todo en nuestras vidas: desde iniciar un ahorro, ir saliendo de deudas, mejorar nuestro propio capital humano, nuestra capacitación y nuestra propia eficiencia en el área empresarial o laboral.

12- Paga lo que debes y sabrás lo que te queda.

Si tienes una propiedad inmobiliaria valorada en un millón de pesos y le debes al banco RD$900 mil de una hipoteca, recuerda que lo que tienes no es el activo (millón) sino los RD$100 de patrimonio, que es la diferencia entre el valor del activo y lo que debes. Si no quieres arriesgar esos RD$100 mil que están a tu nombre, entonces asegúrate de pagar lo que debes.

13- Dios dice: ayúdate que yo te ayudaré.

Todos tenemos talentos que debemos valorar y poner a producir. No hay que esperar que nos den todo,  sino utilizar las herramientas y los recursos con los que se cuenta para generar riqueza.

14- Con paciencia y calma se subió un burro a una palma.

Roma no se construyó en un solo día. Recuerde siempre la importancia del esfuerzo sostenido en el tiempo para que los resultados de esas riquezas también se pueden mantenerse en el tiempo. Además, también dicen por ahí que “lo que rápido viene, rápido se va”.

15- Lo barato sale caro.

Lo ideal es adquirir bienes con un nivel de calidad mínimamente aceptable para disfrutarlos no solo en lo inmediato, sino a lo largo de la vida útil esperada.

Hasta aquí en esta primera entrega. En otro post seguiremos compartiendo proverbios populares de arraigo en República Dominicana aplicables a nuestro manejo financiero.


Artículos relacionados

¿Cuándo debo invertir y cuándo debo ahorrar?

Escucha  en esta nueva sección de Tiempo de Invertir con AFI Universal a Santiago Sicard quien nos habla sobre en

¿Qué nos hace ricos? (2/2)

“La riqueza es como el agua salada: cuanto más se bebe, más sed da; lo mismo ocurre con la gloria.”

¿Conceptualización o ejecución del plan de inversión?

¿Qué es mejor en materia de inversión: la conceptualización o la ejecución del plan de inversión? Santiago Sicard nos responde

Volver Arriba