¿Qué porcentaje de mi ingreso debo ahorrar?

¿Qué porcentaje de mi ingreso debo ahorrar?

Día de pago de nómina. En los cajeros automáticos, las largas filas de empleados/as retirando su dinero. Para unos, un día de alivio; para otros es un dolor de cabeza.

Pagar cuotas de deudas, el alquiler, los servicios y la visita al supermercado son algunos de los pendientes en que se esfumará el salario. ¿Y el ahorro, pa´ cuándo? ¡Quién sabe!

Lo cierto es que para muchos ahorrar no es ni siquiera una posibilidad, por tener ingresos muy limitados. Solo pensemos en un salario mínimo de RD$9,411 frente a la canasta básica RD$13,837 (para el quintil poblacional más bajo, en mayo de 2018).

Pero también están los casos de indisciplina o falta de prioridad del ahorro, que son muy frecuentes, y que no guardan relación con el nivel de ingreso de la gente.

De hecho, a muchas personas con buenos ingresos les resulta “imposible” separar algún porcentaje para ahorro, y los argumentos para justificar esta “imposibilidad” abundan. En estos casos, el desequilibrio financiero por falta de un buen ahorro es perfectamente evitable, pues casi siempre se genera porque estamos haciendo una distribución inadecuada de nuestro salario o ingreso. Estas recomendaciones están dirigidas a quienes tienen este perfil financiero.

Los expertos en finanzas tienen definidas incluso las proporciones que debemos destinar a cada rubro en nuestro presupuesto de gastos.  Familiarizarnos con estas recomendaciones e intentar implementarlas puede ayudarnos a levantar con más rapidez nuestro “clavito” o fondo de emergencias.

¿Cómo saber cuánto debo ahorrar?

Esto va a depender mucho de la situación de cada persona, sus metas, sus prioridades, la finalidad con la que ahorra y, claro, el nivel de compromiso que tiene en cuanto a gastos fijos se refiere. Por ejemplo, un estudiante que trabaje, sin tener mayores compromisos económicos, puede ahorrar, sin problemas, una alta proporción de su salario. Pero alguien con la responsabilidad de un hogar sobre sus hombros tendrá un cuadro mucho más complicado.

Algunos financistas plantean que, de manera generalizada, es recomendable ahorrar en torno al 10% de los ingresos fijos cada mes. Otros proponen un 15% o más.

Lo cierto es que la idoneidad de estos valores es relativa. Estos porcentajes pueden servirnos de parámetros de referencia cuando estamos en proceso de crear el hábito del ahorro o de corregir una conducta financiera de indisciplina; pero a fin de cuentas, la proporción del ingreso que destinemos al ahorro dependerá de nuestra situación particular.

De ahí que podemos tener los casos de dos personas con la misma edad, la misma posición laboral y el mismo salario, pero con diferentes posibilidades de ahorro porque la primera paga renta y servicios, por ejemplo, y la segunda, no.

En casos de mucha estrechez, si empezamos ahorrando al menos un 1% estamos dando un gran paso. Luego, de manera progresiva, se debe ir incrementando la proporción. Clic para tuitear

De hecho, “casarse” con uno de estos números o asumirlo cual si fuera una camisa de fuerza puede ser peligroso. Se corre el riesgo de caer en las trampas de los extremos: ahorrar el 10% del salario aunque tenga que buscar prestado (¡con intereses!) a mitad de mes… o ahorrar el 10% y conformarse con esa proporción pese a que es posible ahorrar aún más.

Visto esto, la siguiente pregunta es cómo definir el monto que debemos ahorrar dadas nuestras situaciones particulares. Aquí es cuando corresponde echarle manos a lápiz y papel y sacar los números de nuestros gastos regulares, si no lo hemos hecho.

Si al sacar cuentas resulta que no queda nada para el ahorro, hay que reestructurar el presupuesto: identificar los rubros en los que se está gastando mucho, en los que se puede gastar menos y en los que se puede dejar de gastar. Hay que establecer prioridades. Hacer los recortes correspondientes nos permitirá conformar la tajada que vamos a ahorrar. En casos de estrechez, quizás no lleguemos a un monto importante con respecto a nuestros ingresos, pero si empezamos con al menos un 1% estamos dando un gran paso. Luego, de manera progresiva, se debe ir incrementando el porcentaje.

Si tras analizar el presupuesto hallamos que “sobra” una proporción del ingreso que se puede ahorrar, es recomendable, igualmente, hacer la depuración de sus gastos y los recortes que sean posibles. Es importante no percibir el ahorro como “lo que sobre del mes”, sino como una partida de nuestro presupuesto con la que debemos estar rigurosamente comprometidos.

El para qué es determinante

A la hora de definir cuánto ahorrar también nos ayudará tener claro para qué estamos ahorrando. El analista financiero Alejandro Fernández W. considera que, en materia de ahorro, la primera meta de todos debe ser un fondo de emergencia, equivalente a al menos tres meses de gastos fijos.

Es decir, que si sus gastos mensuales rondan los RD$30,000 su fondo de emergencia debe ser de RD$90,000.

Los certificados de depósito son una buena opción para maximizar nuestros ahorros. En el comprador Rexifinanzas puede ver las tasas de retorno que ofrecen las distintas entidades financieras.

En esta etapa debemos ser muy disciplinados, puesto que estos recursos ayudarán a solventar cualquier situación imprevista que se pueda presentar en el futuro sin “lastimar” nuestras finanzas. Una vez establecido el fondo, podemos plantearnos nuevas metas de ahorro, que dependiendo de lo ambiciosas que sean, de nuestras necesidades y de nuestras expectativas, nos permitirán flexibilizar, mantener o incluso reforzar el régimen de ahorro.

Es muy importante, como sugiere Fernández W., ponerle un nombre a nuestros ahorros, es decir, tener metas claras: un auto, un viaje, una vivienda…

“El problema es que a la gente que no tiene las metas definidas se le hace difícil determinar qué es lo importante y cuánto y cómo ahorrar para alcanzar tal objetivo en tal plazo”, expresa el especialista en materia financiera.

¿Y si tengo muchas deudas, cómo puedo ahorrar?

Esta es la pregunta del millón. En caso de que una elevada proporción del ingreso sea al pago de deudas, debe priorizarse el pago de las mismas.

Claro, es recomendable que sea luego de crear un fondo de emergencia, quizás no de tres meses pero al menos de una quincena o un mes.

En la medida en que se vaya reduciendo el nivel de endeudamiento se pagará menos por concepto de intereses y se va haciendo posible ahorrar.

“El abonar al capital de un préstamo es una forma de ahorrar, no solamente porque te vas a ahorrar el gasto financiero,  los intereses de ese préstamo, sino porque en la medida en que debes menos tu patrimonio está aumentando”, explica Fernández W.

Para estos casos Argentarium.com ha creado algunos materiales que pueden ser de mucha utilidad:

¿Ahorrar o pagar deudas? (1/2)

Guía para consolidar tus deudas (1/3)

Recomenzar: paso a paso (1/2)

¿Y si ahorro un peso diario?



Artículos relacionados

¿Cómo inicio mi historial de crédito?

“Si no tienes las habilidades básicas para manejar tu dinero, limítate a una tarjeta de débito para no gastar más

Consumidores dominicanos reciben millones de pesos en devoluciones tras hacer reclamos

¿Se ha sentido estafado al adquirir un producto, bien o servicio?  ¿Ha comprado una mercancía que resultó ser un fiasco?

Ahorrar para una casa

Si tienes pensado comprar una casa y ahorrar una buena parte para ello, la orientación que le dimos a un

Volver Arriba