¿Cuándo es buena idea financiar los enseres del hogar?

¿Cuándo es buena idea financiar los enseres del hogar?

“Elegancia y lujo es lo que merecen tu hogar y tú, ven y llévatelo a crédito”, dice la publicidad de una tienda de muebles y electrodomésticos, al tiempo que exhibe fotos de distintos artículos del hogar por motivo de la temporada de fin de año.

“Tu hogar también quiere estrenar en este nuevo año”, publica otro comercio, en una “invitación” a embellecer el hogar para darle la bienvenida al Año Nuevo con nuevos enseres.

Estamos en vísperas de cerrar un ciclo e iniciar otro, “un año que viene y otro que se va”, como dice el verso de una conocida canción, y remodelar o cambiar los enseres del hogar es el deseo de muchas familias, que está justificado en el caso de que estos se encuentren deteriorados o en mal estado. Pero, ¿es prudente comprar los ajuares del hogar por medio del crédito?

Lo ideal sería tener un plan de ahorro para adquirir el bien o insumo que necesita. En términos generales, nunca (o casi nunca) será recomendable el crédito en estos casos. Sin embargo, hay necesidades que pueden ser imperiosas, y quizás no haya otras opciones. Por ejemplo, no es lo mismo necesitar una estufa que necesitar una lámpara nueva para darle más vistosidad a la sala.

Debe tener claro que el costo que tendría al optar por un préstamo de consumo se determina principalmente mediante su tasa de interés, que muy probablemente ascienda al 16%-18% en una entidad bancaria.

Si decide financiar los enseres de su hogar el costo será siempre superior, ya sea que lo haga a través de un préstamo de consumo o porque el comercio contemple la facilidad. Clic para tuitear

Si decide comprar una cama que cuesta RD$40 mil para financiarla a 18 meses con un interés de 18%, estaría pagando cuotas mensuales por un monto de RD$2,500. Al final registrará un gasto por concepto de interés de unos 6,000 pesos, sin incluir los gastos de cierre, cuyo monto varía dependiendo de la entidad con que se contrate el crédito.

A propósito de este artículo, consultamos una tienda de electrodomésticos que ofertaba un aire acondicionado a con posibilidad de crédito a un plazo de 10 meses y cuotas de RD$5,975, para un monto total de RD$59,750.

Sin embargo, el precio al contado del mismo aire acondicionado asciende a solo RD$48,900, para una diferencia de RD$10,850, un 22.19% menos del costo a crédito.

Como verá, si decide financiar los enseres de su hogar su costo será siempre superior, ya sea que lo haga a través de un préstamo de consumo o porque el comercio contemple la “facilidad”.

¿Has adquirido algún artículo del hogar mediante crédito? ¿Lo harías de nuevo? Cuéntanos tu experiencia en las sección de comentarios.

Lo más recomendable es que todos los gastos sean planificados para evitar costos como el de un financiamiento innecesario, que puede pesar bastante en nuestros bolsillos. No se decide cambiar un mueble o ajuar de la noche a la mañana.

Si decide financiar, tenga presentes estas recomendaciones

Ahora bien, en caso de que amerite cambiar los muebles y no cuente con los recursos suficientes para adquirirlos al contado, y tenga que recurrir al financiamiento, tome en cuenta las siguientes recomendaciones:

1- Procure no financiar la totalidad sino una proporción del bien. Si la televisión que le interesa cuesta RD$12,000, trate de tener por lo menos el 40% del valor para el pago inicial al momento de comprar y solo financie el 60% restante.

2- Investigue la mejor alternativa de financiamiento en el mercado. Anuncios publicitarios como “tenemos cuotas tan cómodas que vendrás corriendo a llevártelo todo”, son para pensarlo dos veces (y hasta tres), indague en otros comercios. Navegue en internet, visite varios establecimientos, varias entidades financieras y compare precios.

3- Tenga en cuenta qué porcentaje de sus ingresos tendrá que comprometer para cubrir las cuotas del financiamiento. Si sus compromisos de deuda totales representan pagos por más del 30% de sus ingresos mensuales no es recomendable que incurra en préstamos.

4- No dejarse llevar de la presión social, la ostentación, el brillo de fin de año. Paradójicamente en esta temporada es donde más ingresos los empleados reciben (bonos, regalía navideña) también es la temporada donde se incurre en mayores gastos. Sea precavido, no tome enseres financiados por complacer o competir con los demás. Si va a tomar un bien a crédito que sea por necesidad y trate de que sea un artículo de calidad garantizada.

5- Asegúrese de tener un fondo de emergencia. Es importante que tenga un fondo de ahorros con los ingresos equivalentes a dos o tres meses de los gastos regulares, para cubrirse la espalda en caso de que se le presente cualquier imprevisto económico.

6- Elabore un plan de mejora y de adecuación del hogar. Por último, en caso de que lo requiera, en su presupuesto familiar coloque un plan de mediano plazo para la remodelación paulatina de su hogar. Si se apega a un presupuesto será más fácil construir el espacio deseado sin incurrir en excesos o malas prácticas financieras, y esto le traerá mucha satisfacción.

En general, cuídese del “fiao”, del “todos califican” o “págala al pasito” que ofrecen los comercios en esta temporada. Estas frases son partes de las estrategias de neuromarketing utilizadas por los negocios para atraer a consumidores que, con mucha frecuencia, son ingenuos.


Volver Arriba