¿Qué incluir y qué evitar al hacer un currículum?

¿Qué incluir y qué evitar al hacer un currículum?

¿Quiere hallar trabajo, cambiar de empleo o replantearse su vida profesional? Si es de los que están pensando encender los motores para arrancar en algunas de estas direcciones, debe tener en cuenta la importancia de contar con un buen currículum o resumen de vida profesional, como algunos prefieren llamarle.

Se trata de una herramienta vital, ya que es su carta de presentación como profesional. ¿Qué debe tener y qué no? La respuesta variará dependiendo de los criterios de cada reclutador, pues algunos otorgan prioridad a aspectos que para otros no tienen relevancia.

En este post respondemos a la pregunta según las consideraciones de Carol Fernández, psicóloga clínica con experiencia en reclutamiento 2.0.

Fernández plantea que es típico proponerse hacer currículum cuando estamos desempleados, sin embargo esto no es lo más recomendable, ya que la premura, la ansiedad evitan hacer una labor eficiente.

“Estar desempleado es el peor momento para encontrar el empleo ideal, ya que solo se piensa en base a la desesperación e incertidumbre de no tener trabajo y no saber cuánto tiempo pasará para obtenerlo, así que pensar en tener un currículum atractivo mientras se está desempleado es algo difícil,” explica.

Por esto, la experta recomienda no esperar a estar sin empleo para preocuparse por tener una buena imagen profesional de cara a las empresas y eso implica dar un giro de 360 grados a nuestro CV.

¿Qué no debe faltar a la hora de elaborar un currículum?

Fernández explica que nunca puede faltar la propuesta de valor.

Expresa que un currículum es un documento de mercadeo con el que un profesional pretende sobresalir con respecto a sus pares y llamar positivamente la atención del reclutador.

El mejor CV es aquel que en un vistazo provoque la sensación de que merece una llamada. Clic para tuitear

Por ende, “la diferencia entre un candidato y otro se verá en la propuesta de valor”, afirma.

En palabras resumidas un currículum “diferenciador” tiene foto profesional, palabras claves (coherentes al puesto), enfocado (debe ser fácil de leer y corto), con diseño moderno, estético y agradable a la vista.

¿Qué debe tener? Un resumen de uno o dos párrafos breves donde se describa el tiempo total de experiencia del interesado, el sector de especialización, las características personales que le permitirían alcanzar los objetivos del negocio y, por último, el objetivo profesional.

 ¿Qué no incluir?

No es recomendable incluir fotocopias de los certificados de todos los cursos, diplomados, talleres u otros títulos alcanzados. Además de que no resulta muy atractivo a la vista, recuerda que quien tiene tu resumen de vida en mano, verá muchos otros.

Fernández, que cuenta con más de 7 años de experiencia en reclutamiento, sostiene que existen algunos datos que no son tan relevantes para ser incluidos en un currículum.

Estos son: la dirección exacta (calle y número) de residencia del interesado, número de cédula, fecha de nacimiento, estado civil, edad, género, si posee visa o no, sueldo devengado en cada posición que ha ocupado en los empleos previos así como referencias personales y referencias laborales de más de 5 años.

Tampoco recomienda utilizar una foto de carnet o selfie.

Es importante saber que la falta de información sobre cómo colocar las informaciones al momento de realizar un currículum provoca que en ocasiones un candidato sea rechazado sin siquiera haber sido entrevistado.

Sobre esto, la experta señala que en la actualidad los reclutadores tienen que lidiar con errores de formato, de diseño y de tipografía que presentan muchos CV. De ahí la necesidad de elaborar un trabajo de calidad, bien escrito y que sea preciso y conciso.

El CV que quieren ver todos los reclutadores debe tener:

 Contenido interesante y resumido.

 Diseño visualmente atractivo.

 Palabras claves.

¡Ojo con las redes sociales!

Tras el auge del internet las redes sociales se han convertido en un aliados de los departamentos de reclutamiento.

Así que, aparte del documento que envías a las empresas a las que te quieres postular, debes poner atención a lo que publicas en tus redes.

Para Fernández, quien también ofrece asesorías de empleos, el uso de redes sociales para el reclutamiento ha resultado todo un éxito ya que la inversión de tiempo y dinero es menor a la que se hacía tradicionalmente.

“He podido reconocer el candidato ideal a posiciones que aún no comienzo a reclutar, tan solo con verlo interactuando en la red, ver los artículos que comparte o el contenido que el mismo genera para su marca profesional. Esto me permite reconocer su oferta de valor para la empresa a la que recluto, de hecho en el momento en el que lo cito a entrevista presencial, ya no tengo que hacerle tantas preguntas y me dirijo más a explicarle el proyecto y a buscar competencias”, comenta.

También te puede interesar:


Artículos relacionados

La infidelidad financiera

Finanzas para parejas Con quién te casas es una de las decisiones financieras más importantes que tomarás en tu vida.

¿Cómo inicio mi historial de crédito?

“Si no tienes las habilidades básicas para manejar tu dinero, limítate a una tarjeta de débito para no gastar más

La importancia de experimentar cosas nuevas con nuestras finanzas

En esta entrega de Paso a Paso, Peso a Peso con Tranqui Finanzas, Juan Camilo conversa sobre la importancia de

Volver Arriba