Cómo prepararse para una entrevista

Cómo prepararse para una entrevista

Las entrevistas de trabajo suponen una de las herramientas más utilizadas por las empresas para evaluar a un futuro colaborador. En esta etapa del proceso de reclutamiento, cada empleador valorará a sus candidatos en base a criterios preestablecidos en su metodología de selección. Si quieres identificar qué puntos debes tomar en cuenta para prepararte debidamente, los siguientes párrafos serán de ayuda.

A pesar de que algunas personas perciben esta cita como una experiencia intimidante, en teoría no es más que una conversación entre alguien que se considera apto para asumir un puesto vacante y el reclutador que debe de comprobarlo.

El Robert Walters Group, un equipo de reclutamiento profesional que lleva más de 32 años en el mercado inglés, desarrolló una guía que propone varias etapas de preparación para tener un buen desempeño en este proceso de selección. Extrajimos de este material los aspectos que se pueden extrapolar al mercado dominicano:

Primera etapa: investigación

En esta etapa se le incita al aspirante a identificar la información relevante asociada a la institución, es decir: su historia, misión, visión y valores. Luego, propone que se revise la prensa, para estar al día con sus actividades e identificar a la competencia.

Segunda etapa: aprendizaje

El profesional debe dedicar tiempo a repasar debidamente su curriculum. Esto le servirá para vincular sus logros o experiencias con las exigencias del puesto y orientar su hoja de presentación profesional hacia la posición a que se postula, resaltando con prioridad las capacidades más demandadas por el empleador.  También ayudará a responder con fluidez y confianza las preguntas sobre su formación y experiencia laboral que puedan surgir.

Tercera etapa: practicar

El candidato debe de pensar sus respuestas que daría a preguntas usuales, como las siguientes:

¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

¿Cuáles son tus fortalezas?

¿Puedes citar algunos de los principales logros que obtuviste en tu empleo anterior?

¿Por qué quieres dejar tu empleo actual o por qué dejaste el anterior?

Cuéntame un poco sobre ti, tus gustos, tus intereses, hobbies…

¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Cuarta etapa: idear preguntas

En esta etapa el aspirante plantea preguntas con la intención de llamar la atención de su entrevistador. Por supuesto, deben ser preguntas inteligentes. Algunas surgirán durante la entrevista, pero otras pueden haber aparecido previamente, por ejemplo, durante la primera etapa (investigación de la empresa). La guía indica que mientras más asertivas sean las preguntas, más oportunidades habrá de sobresalir.

Preparación del día previo a la entrevista

Arreglarse y vestirse adecuadamente para el encuentro es de suma importancia. Es recomendable preparar y probarse las piezas en la víspera de la cita. Habitualmente conocemos la vestimenta recomendada previamente, dependiendo del tipo de empresa de que se trate. En caso de que no se tenga esta información, puedes sentirte en plena libertad de preguntarle a la persona con quien agendaste la entrevista. Luego, diseña la mejor ruta hacia tu destino (teniendo en cuenta el embotellamiento vial y que debes presentarte en la recepción con diez minutos de antelación.

Durante la entrevista

Es imprescindible recordar que la entrevista comenzó desde el momento en el que saliste de tu casa. Llegar a tiempo, como se advirtió en el paso previo, es clave. Puede ser buena idea llevar copias de tu curriculum para presentarlas en caso de que el entrevistador lleve a otro colega al encuentro.

Proyectarte de manera profesional, confiado y amigable son puntos a favor en caso de toparte con personal de la empresa previo a la entrevista. También, recuerda tratar a todas las personas como si fueran el entrevistador, desde saludar debidamente a la recepcionista, hasta ofrecer un saludo cordial al entrar a una sala o ascensor.

Es natural sentirse algo ansioso el “gran día”, sin embargo debes de encontrar la manera de reducir tus niveles de preocupación; ya sea con algo de música, una breve lectura o a través de la meditación. Puede ayudarte el recordar que has atravesado un proceso de preparación y que el empleador ya mostró un interés por tus habilidades. Confía en ti mismo.


Volver Arriba