Mariela no pensó que necesitaría contar con un seguro de viaje cuando se fue a estudiar a los Estados Unidos de América. Siendo joven y saludable, no consideró que en algún momento podría ocurrirle algún problema de salud y que quizá incurriría en un gasto para el que no estaba preparada.

Para su sorpresa, enfermó, se puso muy mal y tuvo que faltar dos días a clases. En el hospital estadounidense le dieron todas las atenciones de lugar sin exigencia de dinero inmediato.

Pero días después le llegó una factura a su puerta de unos US$5000 y no sabía cómo pagar. Ella y sus amigas explicaron al centro médico su condición de estudiante. Consiguieron un generoso descuento, pero aún así, ella y sus amigas tuvieron que hacer un “serrucho” para saldar deuda.

Desde aquella experiencia, Mariela no imagina salir del país sin contar con un seguro de viaje, aunque adquirir la póliza signifique abstenerse de comprarse algunas blusitas o recuerditos para sus familiares y amigos.

Una inversión necesaria

“La gente planifica todo en un viaje, pero olvidamos que el seguro de vida no cubre a nivel internacional”, comenta Ernesto Santos, experto en Seguros y Riesgos y colaborador en Argentarium Radio.

Una de las razones —explica— es que muchas personas entienden que es costoso. Y ciertamente no son tan económicos, pero el riesgo que cubren es mucho más significativo en caso de que ocurra algún incidente.

Los seguros de viaje ofrecen la tranquilidad de que si tenemos una emergencia o simplemente la necesidad de ver un médico, aunque no sea algo grave, recibiremos la debida atención.

Es necesario contratar el seguro de viaje con anterioridad al momento en el que se tiene que viajar.

Además, como acota Mariela, hay que considerar que en otros países, para que una farmacia nos venda un producto que en República Dominicana se conseguiría sin receta, tenemos que tener indicación de un doctor.

Dependiendo del plan que se contrate, el seguro de viaje podrían cubrir el traslado al país de origen si fuera necesario, el pasaje de un pariente si se anda solo y se precisa tener un acompañante o la repatriación de los restos si se fallece.

Inclusive, el seguro viajero cubre otros gastos que no están relacionados con la salud, como la pérdida del equipaje, retrasos o cancelaciones de vuelos, circunstancias en las cuales proveen al asegurado una indemnización por la situación que se le presente.

El costo del seguro se calcula en función de la cantidad de días y el destino del asegurado. Para tener una idea aproximada, el costo de un seguro de viaje a Estados Unidos por diez días podría ser US$100.00.

Eventualmente podría no implicar ningún costo si, por ejemplo, es parte de los beneficios de la tarjeta de crédito. Es bueno indagar si la tarjeta que tienes actualmente lo incluye y así te ahorras ese dinero cuando estés planificando algún viaje al exterior.