Cuando una persona fallece sus familiares pueden disponer de su patrimonio, pero antes deben realizar una declaración jurada ante la Dirección General de Impuestos Internos y pagar el impuesto correspondiente. En Tus Finanzas y los Impuestos, Germania Montás nos comparte algunas recomendaciones a seguir en este proceso.