Alcancías: ¿por qué un cerdito y no un hipopótamo?

Los cerdos, por sus hábitos alimenticios y de higiene reprochables, tienen mala reputación. Al menos en castellano, los nombres con que nos referimos popularmente a estos mamíferos son siempre ajustables como sinónimos de sucio: cerdo, puerco, marrano, cochinito, choncho…

Es como si con ellos se hubiese inventado lo asqueroso, lo inmundo y lo repulsivo.

Leer más
Volver Arriba