IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Los vientos de marzo

Los vientos de marzo

«A las cooperativas les interesa ser reguladas y supervisadas oficialmente, pues esto aumenta su credibilidad y confianza y las coloca en mejores condiciones de competir».

Virginio Rafael Gerardo, director ejecutivo de las Asociaciones de Instituciones Rurales y Crédito (Airac, abril 2016)

Todo está bien que termina bien… O por lo menos que inicia bien. Por eso, ahora que concluyó el primer trimestre del año, es conveniente pasar revista a qué está ocurriendo en el mercado de crédito local.

En la primera gráfica vemos que estos meses mantienen una tendencia parecida a la del último año, en cuanto al ritmo de crecimiento del crédito: el privado a un buen ritmo interanual que promedia 16% y los préstamos al sector público con una tendencia de contracción, año contra año, de alrededor de 20%.

crecimiento de credito publico y privado

El lector observador notará, al igual que su escribidor, el pico registrado por el crédito al Estado a finales de 2015, específicamente en noviembre y diciembre, cuando llegó a aumentar hasta 64%, aunque al iniciar el año volvió a normalizarse a la media anterior.

¿A qué se debieron estos saltos puntuales tan importantes? Lo desconocemos, aunque hasta esfuerzo hicimos de contactar al director general de Crédito Público, el responsable de contratar estos préstamos básicamente con el Banco de Reservas, quien tuvo la cortesía de no responder nuestra inquietud.

Sin embargo, al enfocarnos en el desenvolvimiento acumulado del primer trimestre de este año, comparado con el cierre de diciembre del año anterior, vemos que en 2016, el crédito gubernamental se contrajo 14.9%, siendo la primera vez que muestra esta tendencia trimestral negativa comparada con los cuatro años anteriores.

carteras de credito que crecieron

Las finanzas del sector eléctrico, intuimos, tiene mucho que ver con esta nueva dinámica crediticia pública, ya que en años anteriores se realizaban las famosas operaciones de “factoring” al inicio del año que posiblemente no se han realizado en 2016, dada la nueva coyuntura de esa industria.

En términos absolutos, el crédito privado aumentó, en términos netos, RD$2.0 mil millones en los primeres tres meses de 2016, mientras que el público se desplomó alrededor de RD$11.6 mil millones.

Más allá de la interacción pública y privada, ¿cuáles fueron los sectores de mayor dinamismo? Lo vemos en la tercera gráfica: el consumo (RD$3.2 mil millones) y los préstamos hipotecarios (RD$2.4 mil millones) siguen siendo los pilares del “boom”, como lo fueron el año pasado, aunque las tarjetas de crédito (pasada las compras de diciembre) mostraron una leve contracción.

credito acumulado

¿Otros sectores, ya de la economía real, con buenas perspectivas hasta el momento? Sin duda que el inmobiliario (RD$1.3 mil millones), el turismo (RD$1.3 mil millones, uno de los principales dinamizadores de toda la economía) y, para el alivio de muchos, hasta la agricultura que ha recibido RD$1.2 mil millones en estos tres meses.

La manufactura, lamentablemente, vio caer su acceso al crédito de manera importante en 2016: RD$6.3 mil millones, al igual que el comercio, que experimentó (más naturalmente, tomando en consideración la estación posnavideña) una caída de RD$1.6 mil millones.

En esta competencia por mercado que recién inicia, ¿cuáles bancos llevan la delantera hasta el momento? Toca aclarar, en este sentido, que solamente contamos con cifras hasta febrero de 2016 (la Superintendencia lleva un calendario diferente al Banco Central), pero compartimos algunos datos preliminares en la cuarta y última gráfica.

crecimiento de bancos

Los grandes ganadores han sido los colosos privados (Popular y BHD León), seguidos por los tres extranjeros: Citi, Banesco y Scotiabank, aunque al Banco Dominicano del Progreso también va marcando un buen año.

Las asociaciones de ahorro y préstamos más grandes, con la excepción de La Nacional, que aumentó RD$263 millones su cartera, mostraron una dinámica relativamente pobre al iniciar el año (APAP solo creció RD$52 millones, mientras que la Cibao logró aumentar RD$91 millones, ambas entre diciembre 2015 y febrero de 2016).

El año aún es joven y las perspectivas siguen siendo relativamente optimistas, por lo menos para la primera parte de 2016, por lo que toca apostar a un robusto segundo trimestre. ¡Ya veremos!

También te recomendamos leer:

  1. Crecimiento y crédito privado
  2. Los vientos de marzo

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 25 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.



Volver Arriba