María Álvarez nos cuenta cómo la República Dominicana ha logrado disponer de un centro llamado NAP del Caribe para alojar los datos informáticos de empresas locales y extranjeras, y garantizar la continuidad del negocio ante cualquier desastre.