El crecimiento, moderado

El crecimiento, moderado

El sistema financiero ha registrado una tendencia de crecimiento positiva, con indicadores que cumplen con los requerimientos regulatorios, sustentando la estabilidad y la fortaleza patrimonial de las entidades.

 Luis ArmandoAsunción, Superintendente de Bancos, octubre 2015.

Todavía es temprano para tocar la campana del cierre de 2016, pero podemos ir adelantando que aunque ha sido un buen año, el extraordinario ritmo de crecimiento que caracterizó la banca múltiple del 2015 se ha moderado.

En términos de infraestructura, el renglón que más se estabilizó fue el de la cantidad de sucursales bancarias (físicas, no las digitales). En efecto, a septiembre de 2016 solo se habían abierto 23 nuevas sucursales. En términos netos, la totalidad se explica por las 32 abiertas por el Banco de Reservas, pues de hecho cinco bancos privados racionalizaron su red de distribución.

¿La razón? No debe de sorprender a nadie. En una encuesta realizada en nuestras redes sociales, 8 de cada 10 participantes indicaron que prefieren hacer contacto a través de internet o telefónicamente con su entidad financiera, en lugar de ir personalmente a sus sucursales.

Esto explica, obviamente, la cuantiosa inversión que las entidades financieras están haciendo en su plataforma digital. En 2017 y a futuro, veremos cómo este tipo de inversión sigue creciendo y destacándose cada vez más.

En cuanto a cantidad de banqueros, 2016 fue un buen año. Comparando septiembre contra septiembre, vemos un aumento de 1,324 nuevos empleados bancarios, superior a los 919 nuevos ingresos de 2015.

Nueva vez, el coloso público explica una parte importante del aumento en la empleomanía bancaria. De hecho, desde 2013 a la fecha han ingresado 3,763 nuevos banqueros al mercado y, de éstos, 2,369 (65%) corresponden al capital humano del Banco de Reservas.

Tanto este año como en el anterior, cinco importantes entidades bancarias racionalizaron su nómina, disminuyéndola, algo atípico en el sector financiero de la década anterior (exceptuando, obviamente, aquellas cancelaciones producto de fusiones bancarias).

Si Banreservas toma un perfil relativamente más conservador a futuro, es altamente probable que veamos menor dinamismo en el mercado laboral de la banca dominicana, aunque quizás se equilibre con el creciente mercado de valores que está atrayendo más banqueros a ese sector.

Los cajeros electrónicos siguen creciendo, a un fuerte ritmo de 207 nuevas unidades en la plaza nacional, superior a los 90 y 185 nuevos ingresos de 2014 y 2015, respectivamente.

Aunque solo tenemos cifras a marzo de 2016, los que sí ha mostrado un crecimiento exponencial han sido los subagentes bancarios, que ya a esa fecha totalizaban 3,229.

Para que se tenga una idea de cuán importante es este logro de los últimos dos años, solo hay que destacar que esa cifra es similar al total de sucursales y cajeros electrónicos bancarios que se han establecido en el país… ¡en los últimos 90 años!

El negocio de los préstamos

En la segunda gráfica podemos apreciar cuán importante es la moderación en el ritmo del crecimiento del negocio bancario, por lo menos en la parte activa, es decir, de los préstamos.

Siempre a un ritmo creciente y positivo, pero se verá que a octubre de este año, en términos interanuales, todos los principales tipos de préstamos desaceleraron su crecimiento, en términos de transacciones, con respecto a en igual periodo de 2015.

En términos de volumen se sigue creciendo a un ritmo positivo, por encima del 10%, tanto en este año como en los anteriores. Pero observe cómo la banca ha moderado la colocación de nuevos productos o cuentas de préstamos.

Mientras que en el año 2015 colocó 207 mil nuevas tarjetas, en 2016 solo colocó 167 mil, un 20% menos que el año anterior. En préstamos de consumo, igual: 241 mil nuevos en 2015, solo 73 mil adicionales en 2016 o 70% menos.

Igual tendencia se verifica en los demás tipos de préstamos, incluyendo los hipotecarios (17% menos), los de vehículos (42% menos) y hasta en los principales tipos de préstamos comerciales (18% menor cantidad que en 2015).

Donde más se evidenció esta ralentización de la cantidad de operaciones crediticias fue en el renglón de los créditos diferidos (asociados típicamente a tarjetas de crédito), que en 2016 solo aumentaron 95 mil o la mitad de los 175 nuevas líneas de crédito de este tipo colocadas en igual periodo de 2015.

¿El fin del “boom” crediticio?

Todavía es temprano para llegar a conclusiones sobre esta nueva dinámica bancaria, pero los “booms” no se mantienen de manera indefinida y es mejor que se vayan moderando o ajustando con tiempo y de manera gradual.

Retomaremos este tema una vez obtengamos las cifras definitivas (incluyendo el último bimestre de 2016 que todavía no está disponible, por razones obvias). Mientras tanto podemos afirmar que aunque ciertamente el sector bancario sigue creciendo, lo hace con mayor moderación.

Y esas, queridos lectores, bien pueden ser buenas noticias para los usuarios financieros que quizás se sobreendeudarán menos, y para la banca, que asegurará las fortalezas que le han caracterizado en la última década.

(¡Feliz Navidad y nuestros mejores deseos para 2017! Gracias por el apoyo y la lectura de siempre, que tanto agradecemos y nos honra).

También te puede interesar:

Carta a un amigo banquero

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Audiencias
Clientes bancarios

Artículos relacionados

El precio del agua en Santo Domingo

¿Sabes que Santo Domingo es una de las ciudades del continente en las que el precio del agua potable resulta

El impuesto a la virtud

Luego de treinta años como maestra en Santiago, en el 2005 mi tía Eliana se retiró. Persona virtuosa ella, fiel

Carta a Altagracita

“Persistente, tozuda, perspicaz y quisquillosa.” Así me describe un amigo a Altagracia Paulino, directora ejecutiva de ProConsumidor, instituto que en

Volver Arriba