Bancos versus cooperativas (2019)

Bancos versus cooperativas (2019)

La información es poder. Mientras más información útil fluya hacia el usuario financiero, mejores deberán ser sus decisiones y mayor será el nivel de competitividad que, por ende, debe reflejarse en el mercado.

Precisamente para motivar ese mayor acceso a la información de los productos y los proveedores financieros, fue que en 2013 publicamos aquí por primera vez el Índice Web Bancario Argentarium (IWBA) y, dos años después, el Índice Web Cooperativo Argentarium (IWCA).

Ambas mediciones evalúan el nivel de cumplimiento de los sectores bancarios y cooperativos en cuanto a la divulgación de diez tipos de informaciones que consideramos básicas para el usuario financiero, sea de un banco o de una cooperativa.

Cuando en tres años los bancos mejoraron del 48 % al 90 %, las cooperativas, en igual cantidad de tiempo, a penas subieron del 7 % al 23 %... ¡Y ahí se quedaron! Clic para tuitear

Por ejemplo, la publicación de las tasas de interés -así sean indicativas- para los préstamos o los depósitos, sus tarifarios de servicios, los contratos de adhesión, sus memorias institucionales, presencia en las redes sociales y también herramientas básicas para el usuario, como pueden ser calculadoras financieras o módulos de educación financiera.

En la gráfica se verá que, en sus primeras mediciones, ni los bancos ni las cooperativas marcaban particularmente bien. De hecho, ambos tipos de entidades se “quemaban” de mala forma.

Así, en el año 2013, ninguna de las primeras 20 entidades de intermediación financiera reguladas por la Superintendencia de Bancos alcanzaban un 100% en nuestra medición. ¡Ninguna!

En general, el nivel de cumplimiento era de solo 48 %. ¿En la actualidad? Ese cumplimiento bancario es de un 93 % y hay ya más de diez entidades bancarias que han recibido certificaciones por parte de Argentarium que avalan el cumplimiento del 100 % de nuestras métricas.

Vale reconocer a esas entidades que acogieron el llamado para una mayor transparencia frente al usuario, en orden de alcanzar la meta: La APAP, el López de Haro, Banesco, Popular, Adopem, Ademi, Alaver, La Nacional, Bancamerica, Santa Cruz, Banreservas, Vimenca, Progreso, BHD León, la Cibao y el Caribe.

La decepción cooperativa

A diferencia de las entidades bancarias, las cooperativas incumplieron nuestra prueba, desde un primer momento, de forma extraordinaria. El índice de cumplimiento general de las métricas fue de solo 7 %  y ninguna cooperativa, de las abiertas al público y de las que uno considera son de las más “avanzadas” aglutinadas en la AIRAC, llegó al puntaje máximo.

Cuando en tres años los bancos mejoraron del 48 % al 90 %, las cooperativas, en igual cantidad de tiempo, a penas subieron del 7 % al 23 %… ¡Y ahí se quedaron!

De las 15 cooperativas a cuyas páginas web le hemos dado seguimiento en estos años, solo la Mamoncito asumió el reto de transparentar la mayor cantidad de información a sus socios y miembros.

Luego de la Mamoncito, la Aspire y La Altagracia también han hecho un esfuerzo que amerita cierto reconocimiento.

No logro entender por qué tantas cooperativas, que acumulan mayor cantidad de clientes, préstamos y depósitos que entidades bancarias reguladas, se niegan o se resisten a divulgar las condiciones de sus productos y de su desempeño institucional al público general.

Les debería dar vergüenza.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Etiquetas:
Banca y Cliente

Volver Arriba