La levedad del crédito empresarial

La levedad del crédito empresarial

Si bien es cierto que el crédito a las personas constituye un flujo fundamental para entender la dinámica de nuestra actividad económica, no deja de ser cierto que el financiamiento a nuestras empresas también habla mucho de cómo anda la economía.

Acumulado a julio de 2019, según vimos en la entrega pasada, el grueso del crédito neto fue en la forma de préstamos a “cédulas”, como los personales e hipotecarios. Para ser concreto, de RD$33.8 mil millones en nuevos préstamos, solo RD$7.8 mil millones o el 23% fue desembolsado a favor de empresas.

En términos relativos a como cerramos en diciembre de 2018, ese crédito comercial aumentó apenas 1.4% durante los primeros siete meses de 2019. Comparado con una inflación de 1.6% acumulada a esa fecha, el crecimiento real del financiamiento a las empresas fue negativo al corte de julio.

De hecho, la cifra del crédito empresarial, cuando se desmenuza, preocupa algo más en cuanto al direccionamiento y la concentración del financiamiento bancario.

En la primera gráfica mostramos la dinámica sectorial del crédito comercial privado. Obsérvese que una sola entidad, el Popular, aumentó su cartera neta en RD$13.6 mil millones, casi el doble de todo el mercado.

En el otro extremo, vemos que el coloso público registraba a esa fecha una cartera comercial menor a la de diciembre de 2018 en RD$9.5 mil millones. Una parte importante de esa reducción, RD$7.7 mil millones o el 81%, la explica la contracción en la cartera al sector construcción, quizás vinculado al desmonte de financiamientos que los contratistas del Estado acumularon con el Reservas.

Esto explica que pese a los RD$13.6 mil millones colocados por el Popular, el crecimiento de la cartera comercial neta de toda la banca haya sido de apenas RD$7.8 mil millones.

Por otro lado, hay que destacar como una bondad en la naturaleza del crédito empresarial nuevo, que ha sido, en términos netos, en moneda local. En otras palabras, a nivel consolidado del sector, las empresas han optado por no exponerse a financiarse en moneda extranjera. Solo Banco Popular aumentó su cartera empresarial en moneda extranjera de forma importante, en US$120 millones, seguido por el Santa Cruz (US$20 millones) y Banesco (US$9 millones), y el resto disminuyó su exposición en dólares.

El fenómeno azul

No deja de impresionar la magnitud del dinamismo de la cartera empresarial del Banco Popular Dominicano. Líder a julio 2019, al crecer por RD$13.6 mil millones en términos netos, observe en la gráfica que quienes más se acercan están todavía muy distantes de crecer en las magnitudes del Azul, como fueron Santa Cruz (RD$2.7 mil millones), López de Haro (RD$0.8 mil millones) y La Nacional y Banesco (ambos en RD$0.7 mil millones).

Por lo anterior hacemos, en la tercera y última gráfica, una radiografía del crecimiento del Popular de forma individual durante estos primeros siete meses, para ver con cuáles sectores (y en qué moneda) fue tan exitoso prestando, cuando a sus competidores se les ha hecho más difícil dinamizarse en el rubro empresarial.

La manufactura (RD$5.9 mil millones) y la intermediación financiera (RD$4.7 mil millones) explican el 80% del aumento del crédito azul, junto a un buen impulso al sector construcción (RD$3.9 mil millones) e inmobiliario (RD$3.3 mil millones). Otros sectores no tuvieron tan buen desempeño, disminuyó, por ejemplo, el crédito al agro, al turismo y al comercio.

Ojo: El aumento de RD$4.7 mil millones a la intermediación explica 60% del aumento neto de RD$7.8 mil millones del crédito privado a nivel de toda la banca. De no materializarse esa operación puntual (desembolsada en US$), que no fue al sector real, el crédito a las empresas se habría elevado solo RD$2.9 mil millones o un paupérrimo 0.5% en siete meses.

Desmenuzado el crédito comercial de esta forma, uno entiende mejor las medidas de flexibilización monetaria del Banco Central, pero también el sentimiento generalizado de que “la cosa” no va tan bien como las estadísticas agregadas nos hicieran pensar.

Alejandro Fernández W.

Alejandro Fernández W.

Analista financiero, con más de 20 años de experiencia trabajando con el sector bancario dominicano.


Volver Arriba