IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Omar Victoria Contreras: “Gobierno corporativo no significa burocracia, sino todo lo contrario”

Omar Victoria Contreras: “Gobierno corporativo no significa burocracia, sino todo lo contrario”

La conciencia sobre la importancia de buenas prácticas de gobierno corporativa está calando en el ámbito empresarial dominicano, y las experiencias durante la crisis por la pandemia de Covid-19 han contribuido a reforzarla.

La conclusión se obtiene a partir de los resultados de una encuesta realizada recientemente por la consultora Plexoov, especializada regulación, gobernanza y sostenibilidad.

Los hallazgos sugieren que las empresas valoran cada vez más el rol de la gobernanza en su capacidad de gestionar crisis, fortaleza interna, sostenibilidad y acceso al financiamiento externo.

Estos resultados suponen avances con respecto a anteriores encuestas (2013 y 2018), en las que el nivel de prioridad otorgado a estos aspectos era menor.

A la vez, los encuestados identifican escollos que asocian a la rigidez regulatoria y a la falta de flexibilidad en los propios esquemas internos.

En el contexto de la crisis, el 39% identifica desafíos en los sistemas de información para garantizar el flujo y la integridad de la comunicación; la mayoría afirma la necesidad de formalizar reglas para el trabajo remoto y de la existencia de planes de sucesión del personal clave y los miembros del consejo.

Para profundizar en el significado y la importancia de estos resultados conversamos con Omar Victoria Contreras, socio fundador de Plexoov. El experto nos habla del alcance del gobierno corporativo y cita las barreras que todavía impiden su afianzamiento como cultura. 

¿De qué se trata el gobierno corporativo?

Consiste en el conjunto de mecanismos escritos y no escritos que permiten el control y dirección de las organizaciones, de forma consistente con los diferentes grupos de interés (propietarios, clientes, empleados, proveedores, reguladores, sociedad, etc.) relacionados a la misma.  En términos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) -en sus principios globales de gobierno corporativo 2015- el gobierno corporativo … implica el establecimiento de un conjunto de relaciones entre la dirección de la empresa, su consejo de administración, sus accionistas y otros actores interesados. El gobierno corporativo proporciona también la estructura a través de la cual se fijan los objetivos de la sociedad y se determina la forma de alcanzarlos y supervisar su consecución”.

¿Cuál es el principal resultado de la encuesta en relación a la valoración de las prácticas de gobierno corporativo?

Los encuestados afirman, de forma ampliamente mayoritaría (90%), que tener mejores prácticas internas de gobierno corporativo ha sido de beneficio para sus gestiones, y que esto ha supuesto un importante apoyo para que sus organizaciones tiendan a ser más resilientes y flexibles ante la crisis.

Uno de estos avances, parece ser el tema de las partes interesadas o stakeholders. ¿Qué significa que los encuestados hayan identificado a sus principales grupos de interés o stakeholders?

Los grupos de interés o stakeholders son aquellas personas o entes que se ven afectados directa o indirectamente por el accionar de una organización. Generalmente se dividen en primarios y secundarios, e internos y externos. Dentro de estos, con sus diferentes grados de materialidad o relevanciara para cada tipo de organización, se encuentran los propietarios, clientes, empleados, proveedores, reguladores, inversores, entre otros.

El hecho de que los encuestados hayan respondido en el sentido indicado en la pregunta quiere decir que: i) han agotado -de alguna forma- procesos para determinar sus principales grupos de interés o stakeholders y, por tanto, conocen en cierta forma dónde se encuentra el principal impacto de sus acciones; y, ii) han analizado cuáles grupos de interés tienen mayor impacto cuando reaccionan respecto de la propia organización, debido a que es una relación de doble vía.

Conversamos con Omar Victoria Contreras, socio fundador de Plexoov. El experto nos habla de los resultados de un estudio sobre gobierno corporativo, el alcance del concepto y las barreras que aún impiden su afianzamiento como una… Clic para tuitear

Cuando este análisis y determinación se hace correctamente, permite a las organizaciones responer con más agilidad en atención a los intereses de aquellos afectados o relacionados más expuestos a sus decisiones, generando valor.

Los encuestados consideraron que la rigidez regulatoria ha sido en cierto grado una limitante, ¿a cuáles regulaciones exactamente se refieren?  

Al ser una encuesta confidencial, que además no buscaba destacar sectores en particular, no podemos precisar esta respuesta. Sin embargo, nuestra interpretación en este aspecto es que en cierta medida cualquier sector se ve impactado por los modelos regulatorios, y que esto será mayor en mercados especialmente regulados como el mercado financiero donde cada vez hay menos espacio -aunque existe- para la autorregulación.

Otra de las conclusiones es que “el gobierno corporativo comienza a ser relevante de cara a la valoración de los terceros proveedores”. ¿De qué hablamos cuando nos referimos a terceros proveedores?

Los terceros proveedores son aquellas personas físicas o jurídicas que, de diferentes formas, suplen bienes o servicios a las organizaciones. Algunos de estos pueden ser considerados como proveedores materiales o esenciales, por la importancia y relevancia que tienen los bienes o servicios que proveen para la correcta operación de la entidad. La tendencia global es exigir buenos modelos de gobierno corporativo a los proveedores de las organizaciones, sobre todo a los de carácter esencial, debido a que la gestión y desempeño de estos terceros se traduce en la operación de la empresa como tal.

La tendencia global es exigir buenos modelos de gobierno corporativo a los proveedores, pues la gestión y desempeño de estos terceros se traduce en la operación de la empresa como tal.

En este caso, la mayoría de los encuestados (66%) considera relevante el sistema de gobierno corporativo de sus proveedores. De lo anterior podemos interpretar que aquellas organizaciones que sirven bienes o servicios a terceros deben concentrarse cada vez más en mejorar y profundizar sus prácticas de gobierno corporativo, debido a que estas tienden a ser condiciones esenciales de sus clientes finales. De igual manera, los proveedores son considerados stakeholders importantes, aunque de cara a la encuesta no han sido catalogados dentro de los tres primeros en la gestión de esta crisis.

¿Qué acciones concretas esperan los encuestados llevar a cabo para mejorar su gobierno corporativo en entorno de crisis? 

Existe prácticamente un consenso unánime de que las principales acciones a tomar se centran principalmente en i) formalización y reglamentación de las capacidades de operación a distancia, sobre todo de cara a funciones y cargos esenciales; ii) formalización de los procesos de sucesión de miembros del consejo y altos cargos directivos; iii) adoptar y formalizar órganos especiales para gestión de crisis; y, iv) adoptar las reglas necesarias para formalizar los procesos relacionados a las reuniones a distancia de órganos de gobierno. Es decir, se observa una marcada tendencia hacia lo que llamamos el E-governance.

A grandes rasgos, ¿cuáles son las principales claves para construir un buen sistema de gobierno corporativo?

El gobierno corporativo no se fundamenta en una receta única. El hecho mismo de que consiste en una herramienta para el diseño y ejecución de una gestión alineada con los diferentes riesgos y partes relacionadas a la organización implica que cada caso es particular. No obstante, existen algunos principios comunes, entre ellos: i) diseñar un sistema de propiedad que fortalezca y equilibre los derechos de todos los socios; ii) diseñar un sistema de control y gestión administrativo eficiente y efectivo en razón del tipo y naturaleza de la empresa, equilibrando poderes y responsabilidades entre aquellos que supervisan y aquellos que ejecutan; iii) alinear el desempeño de la organización a fines éticos y consistentes con los requerimientos regulatorios aplicables; iv) diseñar un modelo de gestión interna basada en riesgos, es decir, tomando en consideración todos los riesgos financieros y no financieros inherentes a la organización; v) expandir la visión de la empresa a los terceros relacionados, ya sean proveedores de bienes o servicios o aquellos vinculados por propiedad, familiaridad o relaciones comerciales o contractuales; y, vi) fomentar que el buen gobierno se logra ante la existencia de una real cultura de gestión, alineada con objetivos responsables y sostenibles (ejecutables).

El gobierno corporativo no se fundamenta en una receta única. El hecho mismo de que consiste en una herramienta para el diseño y ejecución de una gestión alineada con los diferentes riesgos y partes relacionadas a la organización implica que cada caso es particular.

Ahora bien, en esta construcción del modelo de gobernabilidad, ¿las demandas son las mismas, independientemente del tamaño o tipo de empresa u organización? 

No. Uno de los principios más universales en materia de gobierno corporativo resalta que no existe un único modelo de gobernabilidad, y que un correcto diseño se fundamenta precisamente en entender el entorno, características y naturaleza de cada organización. De esta forma, vemos como existen mejores prácticas por sectores y -dentro de ellos- por empresas. Como ejemplo podemos citar reglas propias de empresas familiares, empresas cotizadas o no cotizadas en mercados de oferta pública, empresas de propiedad estatal, empresas pequeñas y medianas, sociedades sin fines de lucro, vehículos especiales (como fideicomisos) o asociaciones público privadas.

En República Dominicana, ¿cuáles son las principales barreras para el afianzamiento de una cultura de gobierno corporativo? ¿Quiénes tienen la principal responsabilidad en esta tarea? 

Si analizamos las encuestas anteriores que se ha realizado en el país, es decir, las de los años 2013 y 2018, nuestras organizaciones han avanzado de manera importante en la comprensión y desarrollo de sistemas internos de gobierno corporativo alienados con las prácticas actuales a nivel mundial. Ahora bien, como pasa en otras jurisdicciones, las principales limitantes se encuentran en i) la adopción de regulaciones flexibles que fomenten modelos de autorregulación para los diferentes tipos de empresas, especialmente para aquellas que no se encuentran en el marco de la regulación del mercado financiero (que ya tienen un régimen profundo); ii) el desarrollo de una clara comprensión de que el gobierno corporativo no significa burocracia, sino todo lo contrario, y, por tanto, la construcción de una cultura crítica sobre los modelos efectivos y eficientes de gestión corporativa; y, iii) la implementación de modelos de gestión integral que permitan alinear los intereses de la empresa (como ente) de los intereses de sus grupos de interés (stakeholders), y con ello fomentar una gestión prudente de riesgos y con visión de ciudadanía corporativa.

Lo anterior, además de que genera un importante valor empresarial, se logra a través de acciones que conjuguen i) una mayor implicación de las organizaciones en la revisión y diseño de sus sistemas internos de gobierno o gestión; ii) la actitud proactiva de los reguladores -en sentido general- en el diseño de modelos normativos o códigos de referencia para la implementación flexible y proporcional de las mejores prácticas por cada tipo de empresa; y, iii) el desarrollo del estudio e investigación de la figura vía la academia y otros participantes, arraigando así una mayor cultura de gobierno corporativo.

Sobre la encuesta

La encuesta procuraba obtener las impresiones de distintas empresas sobre su manejo frente a la crisis del COVID-19 y cómo sus prácticas (o falta de) de gobierno corporativo ha aportado a estas. Fue respondida por 44 representantes de organizaciones.

Las invitaciones a participar fueron enviadas a miembros de Consejos de Administración y de Alta Gerencia de empresas de varios sectores. Dentro del sector financiero se encuentran entidades de intermediación financiera, administradoras de fondos de pensiones y diferentes participantes del mercado de valores. En el ámbito no financiero, fueron incluidas empresas farmacéuticas, zonas francas, industriales, de transporte, entre otras. Las organizaciones tienen un perfil mediano a grande.


Volver Arriba