IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

La banca y sus auditores: muchos activos bajo pocos ojos supervisores

La banca y sus auditores: muchos activos bajo pocos ojos supervisores

El mercado de las auditorías a la banca está altamente concentrado. En 2014, apenas tres firmas auditaron el 96% de los activos del sector pese a que en el país hay más de 50 autorizadas a operar.

La auditoría externa es un examen riguroso y crítico aplicado a la contabilidad de una institución o empresa y tiene una importancia particularmente trascendente en el caso del delicado y envolvente sistema financiero.

Pese a ello, es poco lo que la mayoría conoce al respecto. ¿Quiénes son las firmas líderes de este mercado y a quiénes auditan? A partir de los estados financieros publicados en la página web de la Superintendencia de Bancos, levantamos la información, que indica que este mercado está altamente concentrado.

Elevado nivel de concentración

En el registro de la Superintendencia de Bancos hay más de 50 empresas autorizadas a auditar entidades financieras, pero solo 18 participaron en las auditorías correspondientes a 2014, aplicadas a 62 bancos múltiples, asociaciones de ahorro, bancos de crédito y corporaciones.

El mercado está altamente concentrado tanto si se juzga por el tamaño de las entidades auditadas como si se hace según la cantidad de entidades.

En el primer caso, se observa que apenas tres empresas auditaron el 96% de los activos: PriceWaterhouseCoopers –PwC- (auditó el 49%), KPMG Dominicana (el 37%) y Guzmán Tapia PKF (auditó el 10%).

Las dos primeras (PwC y KPMG) están en el exclusivo grupo de las cuatro firmas auditoras más grandes a nivel mundial, las denominadas “Big Four”, junto a Deloitte y Ernst & Young.

En el país, junto a Guzmán Tapia PKF, comparten el exclusivo segmento de mercado compuesto por las diez entidades financieras de mejor desempeño de acuerdo con el Ranking Sectorial Financiero Argentarium 2014. KPMG Dominicana audita los estados de Banreservas, Scotiabank y Citibank; PwC audita al Banco Popular, el banco BHD León, la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos (ACAP), la Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos (ACAP) y la Asociación La Nacional de Ahorros; y, por último Guzmán Tapia PKF audita a los bancos Progreso y Santa Cruz.

Enfocado según la cantidad de entidades auditadas, resulta que cinco firmas auditan a 39 instituciones. Esto es un 63% del total, que asciende a 62. Se trata de BDO (con 12 clientes), Guzmán Tapia PKF (con ocho), KPMG Dominicana y PwC (ambas con seis).

Como se observa, las empresas que auditan mayor cantidad de activos también están entre las primeras según cantidad de instituciones, con la excepción de BDO, que es la que tiene más clientes, pero generalmente pequeños.

Por cantidad de activos esta auditora ocuparía el cuarto lugar, pues sus 12 entidades financieras solo representan el 2% de los activos del sistema.

El riesgo de la concentración

“Demasiado grande para quebrar”. Hemos oído o leído esta frase como el principio con el que se justifica el rescate de entidades financieras con problemas por parte de los estados. Se podría aplicar también para el caso de las firmas auditoras que tienen a su cargo a varias entidades grandes.

Y es que la concentración de la auditoría en el sistema financiero puede suponer riesgos importantes, al punto de que se puede considerar como una amenaza sistémica. Un ejemplo para ilustrarlo puede ser el de una firma auditora que, por errores graves, fuera sancionada por la Superintendencia de Bancos y excluida del registro de auditores autorizados.

El mercado está altamente concentrado tanto si se juzga por el tamaño de las entidades auditadas como si se hace según la cantidad de entidades.

Si esto ocurre, todas las demás entidades que están bajo su inspección podrían quedar sin auditoría temporalmente, por lo que las autoridades bancarias tendrían que pensarlo dos veces antes tomar una medida de esta naturaleza, aun cuando la considerara como una sanción justa para la empresa auditora.

En otras palabras, la concentración de la auditoría al sistema financiero limita las posibilidades de acción sancionadora de las autoridades que fiscalizan el sector.

Alejandro Fernández W., analista financiero y director de este portal, entiende que la concentración “representa un reto para la banca y su supervisores en la medida en que se dificulta la posibilidad de alternabilidad y se acrecienta la dependencia del sector en un puñado de firmas auditoras”.

Sanciones a las firmas auditoras

Cabe destacar que en los últimos años se registran pocos casos de sanciones contra auditores. Solo dos. El primero, en 2005, cuando la Superintendencia inhabilitó por un año a Agustín Lizardo Ovalle, entonces socio de KPMG Dominicana y quien había estado a cargo de auditar los estados del Banco del Progreso.

La sanción más reciente tuvo lugar en agosto pasado, cuando la Superintendencia excluyó del registro de entidades autorizadas, de manera definitiva, a Tejeda Martínez & Asociados, la empresa que había estado auditando al Banco Peravia en los últimos años.

Un mercado de escasa movilidad

Al menos entre las entidades financieras más grandes se puede hablar de un alto nivel de fidelidad con sus auditores externos. Son pocos los cambios de auditores que han hecho los colosos de la banca en los últimos años. El de mayor trascendencia se registró en el Banco de Reservas, que en 2012 se desvinculó de PwC y contrató los servicios de KPMG Dominicana.

Según la cantidad de clientes que tienen las firmas, el cambio más importante ha sido para Horwath, Sotero Peralta & Asoc., que entre 2010 y 2014 perdió cinco clientes, quedándose solo con el Banco JMMB (antes, Banco Río).

También perdieron entidades Campusano & Asociados y PwC, pero solo una en cada caso.


Volver Arriba