Microempresas: los vulnerables hombros del empleo en República Dominicana

Microempresas: los vulnerables hombros del empleo en República Dominicana

Son diminutas, pero muchísimas, al punto de que emplean a más de la mitad de la población trabajadora en el país. En este artículo les hacemos un enfoque macro a las micro, a partir, principalmente de sus indicadores de productividad, mortalidad y formalidad.

Excluyendo a las que no tienen local fijo, en República Dominicana hay 772,900 microempresas, es decir, unidades productivas con 10 trabajadores o menos. Estas generan más de la mitad de los empleos de nuestra economía. Los datos son de un estudio del Fondo para el Financiamiento de la (FondoMicro) que, en 2013, situaba la cifra en 2,166,491 puestos de trabajo, equivalentes al 54.4% del total de ocupados.

Los números manifiestan que las microempresas son los hombros del empleo en la economía dominicana. Pero, ¿qué tan saludable o fuerte es este gran conglomerado de pequeñas unidades productivas?

Hasta 70% muere antes del primer año de vida

El gran reto es sobrevivir. Las microempresas se caracterizan por tener un elevado índice de mortalidad, explica Marina Ortiz, directora ejecutiva de FondoMicro, con doctorado en economía y gestión de empresas.

Hasta un tercio de ellas desaparecen, precisa, citando los resultados de una encuesta realizada por la organización que dirige, que ubica la tasa de creación y la de mortalidad en niveles cercanos (alrededor del 33% y el 31%, respectivamente).

Superar los primeros tres años de vida es una tarea titánica: “En su primer año, aproximadamente el 70% de las empresas puede llegar a desaparecer, que es un valor altísimo –enfatiza Ortiz-, sobre todo, las empresas de mujeres”.

“En su primer año, aproximadamente el 70% de las empresas puede llegar a desaparecer, que es un valor altísimo –enfatiza Ortiz-, sobre todo, las empresas de mujeres”.

Relaciona la muerte temprana de las microempresas con factores externos e internos que se pueden expresar en las condiciones individuales del propietario o en las de la empresa y su mercado.

En lo que tiene que ver con el propietario, cita riesgos como no saber gestionar el dinero, la falta de liderazgo o la ausencia de una actitud proactiva.

En lo vinculado a las empresas, destaca aspectos como la falta de una contabilidad organizada o el financiamiento obtenido mediante prestamistas informales, que suele ser mucho más costoso que el del sistema financiero formal.

La experta aclara, sin embargo, que cuando se habla de mortalidad empresarial se incluye tanto a las empresas que cierran por quiebra como a las que lo hacen por razones de naturaleza distinta. Por ejemplo, cuando el propietario decide cerrar porque quiere mudarse a otro país, por problemas de salud o porque decide retirarse de manera voluntaria.

Intensivas en mano de obra, pero poco productivas

A esto se suma que las microempresas, aunque generan muchos puestos de trabajo, son poco productivas.

Ortiz explica esta característica comparándolas con las empresas pequeñas o medianas (Pymes), que son unidades cuya nómina tiene entre 11 y 150 miembros.

Las micro son más de 772 mil y generan “casi el mismo valor agregado” que las pymes, que son unas 18,500 unidades en el territorio nacional, resalta la directora de FondoMicro.

Las microempresas son fuentes de muchos empleos, pero también son poco productivas.

Se basa en un estudio realizada por esa institución en 2013 que indica que las microempresas aportan RD$488 mil millones a la economía, equivalentes al 19.1% del PIB, mientras las pequeñas y medianas empresas generan unos RD$498 mil millones, que suponen el 19.5% del ingreso nacional.

Ortiz agrega que, incluso, hay microempresas tan vulnerables y poco productivas que “lo deseable es que desaparezcan”, debido a que el empleo que generan es de muy precario.

Informalidad y acceso al crédito

La informalidad y los problemas de acceso al crédito son, también, afecciones que permean a este importante y sensible sector.

La encuesta citada previamente halló que nueve de cada diez microempresarios (89.8%) opera desde la informalidad.

“Apenas un 10.2% de los propietarios de microempresas explicaron que habían completado los trámites para el registro de su empresa tanto como Empresa Individual de responsabilidad Limitada (8.2%), como Sociedad de responsabilidad Limitada (1.7%) o como Sociedades Anónimas (0.3%)”, precisa el informe del estudio.

Según el sector productivo al que pertenezcan, el mayor nivel de informalidad lo presentan las empresas de manufactura, con un 95.4%, mientras las de comercio y servicio tienen un 90% y 86.3%, respectivamente.

“Esto puede guardar relación con que las empresas de servicios tienen una mayor visibilidad y, por tanto, están más sujetas al control y fiscalización de las autoridades”, se advierte en el documento.

Por otro lado, está el aspecto del crédito, que para muchas microempresas supone una carga muy pesada. La investigación indica que el 33.6 % de los propietarios de microempresas tenían un préstamo vigente al momento del levantamiento.

De ellos, 52.5% había obtenido crédito en la banca formal, pero todavía una parte importante (18.5%) seguía buscando financiamiento con prestamistas informales, que suele ser mucho más caro.

Se destaca, sin embargo, que la proporción que lo hace ha disminuido bastante desde 2005, cuando eran 27 de cada 100 (26.8%).

Fuentes financiamiento de las Microempresas

 

El estudio resalta que el 42% de los microempresarios que no ha solicitado crédito se autocensura y prefiere no hacer la solicitud por temor al rechazo, mientras el 5.3% restante había sido rechazado por no cumplir con los requisitos de las entidades financieras o tener mal historial crediticio.

La falta de recursos financieros externos fue el principal obstáculo identificado por 15 de cada 100 microempresas incluidas en el estudio. Este fue el factor de más peso, después de la situación económica, que al momento del levantamiento era la principal preocupación del 63.3% de los microempresarios.

Los autores del documento (Marina Ortiz, Miguel Cabal y Rita Mena) entienden que este renglón tenía tanta ponderación porque acababa de entrar en vigor una reforma tributaria.

Principales dificultades...

La energía eléctrica (deficiente y costosa) también aparece como el principal obstáculo identificado por una parte importante del universo (13.%).

En el mismo escenario en que 18 de cada 100 microempresas dijo que no tenía ninguna dificultad para el desarrollo de sus operaciones.

Lee los consejos de los expertos para que inicies tu propia empresa y que no muera en el intento:


Volver Arriba