IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

República Dominicana ante el peligro de envejecer sin garantías sociales

República Dominicana ante el peligro de envejecer sin garantías sociales

¿Por qué República Dominicana no está lista para envejecer?

 

República Dominicana, compuesta por cerca 10 millones 169 mil personas, envejece. Partiendo de la generalidad de que el envejecimiento poblacional va de la mano con el desarrollo, esta sería una buena nueva. Pero los cambios en el perfil demográfico del país suponen serias complicaciones, especialmente cuando nos planteamos preguntas básicas, como qué haremos con nuestros mayores o cómo los cuidaremos cuando sean el 20%, 30% o 40% de la población.

¿Qué dice el perfil demográfico?

¿Qué dice el perfil demográfico de República Dominicana? Que el país todavía disfruta de las mieles de su bono poblacional, que es un “momento demográfico” en el que la población en edad de producir es mucho más amplia que la población dependiente.

Actualmente, el 65% de la población tiene entre 15 y 64 años, el 29% tiene menos de 15 y apenas un 7% tiene de 65 en adelante. Así lo indican las estadísticas de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

El país todavía disfruta de las mieles de su bono poblacional, pero tendrá su fin en 2030.

En esta coyuntura, el país tiene –al menos en cantidad- los recursos humanos necesarios para generar riqueza y acumular un ahorro suficiente para cuidar a sus mayores en el futuro.

Pero esa ventaja demográfica no durará para siempre: las proyecciones de la ONE indican que el actual ciclo demográfico tendrá fin en 2030.

En ese año la proporción de la población en edad de trabajar empezará a descender y, en cambio, se acelerará el ritmo a que crece la población mayor de 65 años.

Así, para el año 2070 habrá 2.8 millones de personas con más de 65 años de edad, y representarán el 22% de la población dominicana.

Algunas expresiones de este fenómeno demográfico ya son notorias. En 2006, por ejemplo, bajó por primera vez la cantidad absoluta de menores de 14 años: pasó de 2,982,504 (2005) a 2,976,365 (una diferencia de 6,139).

Actualmente los niños y niñas son 2,902,230, es decir, 80,274 menos que en 2015.

¿Listos para envejecer?

Como los individuos, las sociedades humanas maduran y envejecen. En el caso de las sociedades, también, lo ideal es estar listos para ello. Pero, ¿está República Dominicana lista o en vía de estarlo? La respuesta no consuela a nadie. Por un lado, los esfuerzos del actual Gobierno por crear puestos de trabajo no han motivado una reducción importante de la tasa de desempleo, que sigue sobre el 13%. Es un porcentaje similar al que se registraba a principios de siglo, en el ya distante año 2000.

De este modo, una gran porción de la población, llamada a producir la riqueza con que se mitiga el peligro que hay en envejecer, permanece improductiva.

Otro segmento, más amplio todavía, trabaja en el mercado informal y, por ende, no participa en el sistema de pensiones; algunos ni siquiera están afiliados a la seguridad social en salud.

Ese sector estaba conformado por 2 millones 347 mil personas a octubre de 2016, según datos del Banco Central. Representan el 53% del total de la población ocupada.

El problema de las pensiones

Los seguros de salud y sistemas de pensiones son la principal herramienta de protección de la vejez. Hoy en día, en República Dominicana, sólo el 28% de la población en edad de trabajar (entre 15 y 64 años) cotiza un plan de pensiones a través de la Tesorería de la Seguridad Social (TSS).

De acuerdo con datos de ese organismo al mes de diciembre, la población cotizante ascendía a 1 millón 864 mil.

Como el de pensiones es un régimen de capitalización individual, podríamos asumir –ingenuamente- que más de un millón de la población está asegurando las garantías sociales de su vejez, pero esto tampoco es cierto.

Tomando en cuenta el nivel de ahorro y la rentabilidad que tienen actualmente los fondos de pensiones, las proyecciones oficiales apuntan a que los cotizantes tendrán que retirarse con una pensión cercana al 35% de sus ingresos actuales.

El 75% de la población que cotiza en la TSS tendrá que conformarse con pensiones de RD$7,000 o menos.

Es decir que como el 75% de esta población percibe salarios inferiores a los RD$20 mil, tendrá que subsistir con pensiones que, en los mejores casos, alcanzarán los RD$7,000.

Esto último se debe, principalmente, al rendimiento modesto de los fondos de pensiones y a que los cotizantes tienen un nivel salarial muy deprimido que impide aumentar el ahorro al ritmo ideal.

(Lea Nueve datos ¿sorprendentes? sobre el salario de los dominicanos)

En otras palabras, un salario que es insuficiente para cubrir la canasta básica y equivalente, en términos reales, al vigente en 1991, no permite engordar el ahorro que acolchonaría los años de la vejez.

Revertir esta realidad requiere de grandes esfuerzos y consensos, que cuestan dinero y tiempo. El dinero es un factor muy serio y, el tiempo, uno implacable. Incluso cuando el calendario es un accesorio secundario, y se está en el trópico, y parece temprano, pero se hace tarde.


Volver Arriba