¿Qué tanto leen los dominicanos? ¿Es la lectura un hábito de países ricos?

¿Qué tanto leen los dominicanos? ¿Es la lectura un hábito de países ricos?

La Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (Enhogar) 2010 indica que solo el 45.28% de los dominicanos dedica al menos una hora por semana a leer algún libro, revista, periódico o portal web.

Esto es muy poco. Las causas del desinterés por la lectura suelen asociarse a factores socioeconómicos: los niveles de ingreso de las personas, de educación, la ubicación geográfica, el parentesco dentro del hogar y la distribución de las biblioteca públicas, espacios por excelencia para promover la lectura.

Distribución de las bibliotecas

Aunque en el país existen, en promedio, 46.12 bibliotecas por provincia, hay mucha concentración de estas infraestructuras en Santo Domingo, el Distrito Nacional, Santiago y Duarte.

Estas cuatro provincias representan el 40.4% de todas las bibliotecas escolares, públicas y especializadas que existen en Dominicana. En cambio, en provincias donde hay elevados niveles de pobreza, como Elías Piña, Pedernales o Independencia, se observa poca existencia de estos espacios culturales[1].

La oportunidad del acceso a Internet

En el país, Internet ha abierto las puertas de la lectura a muchas personas. De acuerdo con Enhogar 2011, el 41.5% de los dominicanos usa el acceso a internet para leer o bajar libros electrónicos.

La cifra incrementa a media que las personas adquieren mayor formación académica. En el nivel básico, el porcentaje de personas que hacen este uso del internet es de 36%; en el medio, de 40.4%; en el universitario se eleva a 52.8%; y en el nivel de postgrado asciende al 65.8%.

LEA también: Libros recomendados para comprender mejor la economía

Si bien internet representa una gran oportunidad para acceder a una diversidad de textos, desde académicos, científicos y literarios, la brecha digital constituye una gran desventaja. Según datos de Enhogar 2015, solo el 24.2% de los hogares dominicanos cuenta con acceso a internet, principalmente los de la zona urbana (29%). La cifra es desesperanzadora en la zona rural (10.3%).

Si se habla de las personas de manera individual, de las población de 12 años y más, el 54.2% cuenta con acceso a internet, sobre todo quienes viven en las ciudades (60.5%). En áreas rurales, solo el 35.9% cuenta con acceso a la red de redes. 

El gran peso de los ingresos y el empleo

En general, el consumo en bienes culturales, en República Dominicana, es una actividad propia de quienes cuentan con mayores niveles educativos, quienes viven en las ciudades y, sobre todo, de quienes tienen más ingresos.

Del 19% de las personas que dijeron haber comprado algún libro en la Encuesta Nacional de Consumo Cultural, el 70% estaba ocupado y un 43% pertenecía al 20% de la población con mayores ingresos.

En la Región Sur, donde la pobreza es más aguda que en cualquier otra zona del país, solo un 12% de los participantes en la encuesta dijo que había comprado algún libro en los seis meses anteriores al levantamiento.

Al observar el factor parentesco —la relación entre los integrantes del hogar— los/las jefes de hogar compran más libros (53%) que los/las cónyuges (18%), hijos (20%) y otros miembros (9%).

¿Esperanza?

Si bien existen limitaciones, muchos confían en el potencial de internet como espacio para formarse y recrearse a través de la lectura.

Además, es alto el porcentaje que representa el gasto en libros dentro del gasto en bienes culturales en general.

En seis meses anteriores a la encuesta de consumo cultural (abril-septiembre 2014), el gasto en bienes culturales en el comercio formal fue de aproximadamente RD$2,492.5 millones). El 81% fue en libros escolares y de otro tipo.

En establecimientos informales, el expendio cultural fue estimado en RD$299.9 millones. El porcentaje en libros fue significativamente menor que en comercios formales: 67%.

¿Es la lectura un hábito de países ricos?

El nivel de lectura y el desarrollo o la riqueza de los países no tiene una relación tan estrecha como pudiera presumirse. Para sorpresa de muchos, los países que más leen no son precisamente aquellos con mayor calificación en indicadores de desarrollo y bienestar.

De hecho, de las naciones en los cinco primeros lugares del World Culture Score Index en la categoría lectura —donde se miden las horas que las personas pasan leyendo durante una semana— tres tienen un Índice de Desarrollo Humano “medio” (India, Filipinas y Egipto) y solo dos, uno “alto” (China y Tailandia).

El producto interno bruto (PIB) per cápita de estos países —si se compara con los de los cinco lugares que les siguen— tampoco es de los más elevados. República Checa, Rusia, Suecia, Francia y Hungría tienen más fortaleza en este indicador, pero sus habitantes pasan menos horas leyendo.

 [1] (Fuente: 2do. Censo Nacional de Bibliotecas: estudio sobre las bibliotecas dominicanas 2009-2011).


Artículos relacionados

Combustibles mantendrán el mismo precio para la semana del 9 al 15 de abril

El Ministerio de Industria y Comercio (MIC) informó este viernes que para la semana del 9 al 15 de abril

Felabán: tecnologías financieras representan riesgos para la industria financiera

La aparición de nuevos oferentes de crédito, las monedas virtuales, la captación masiva y los nuevos sistemas de pago fuera

Conferencias Preserva-Argentarium beneficiarán unas 4,000 personas

Cientos de personas acudieron a la conferencia magistral “Recuperando mi salud financiera”, que impartió el analista financiero Alejandro Fernández W.,

Volver Arriba