Felabán: tecnologías financieras representan riesgos para la industria financiera

Felabán: tecnologías financieras representan riesgos para la industria financiera

La aparición de nuevos oferentes de crédito, las monedas virtuales, la captación masiva y los nuevos sistemas de pago fuera de la órbita del sistema bancario suponen una amenaza para la efectividad de la política monetaria, de acuerdo con la Federación Latinoamericana de Bancos (Felpaban), y para la industria financiera.

Según la organización regional, estos nuevos actores ponen en riesgo la eficacia de la política monetaria para intervenir frente a choques inflacionarios y para atender problemas de liquidez en la economía.

“La masa monetaria tendrá que ser medida de una forma distinta o adaptarse a nuevas realidades económicas, sino se corre el riesgo de tener una estimación equivocada de liquidez en los mercados financieros”, señaló Felabán, basándose en documentos del Foro Económico Mundial y la consultora Oliver Wyman.

“Igualmente, los multiplicadores monetarios y bancarios tendrían que empezar a considerar una nueva medida para conocer su poder de expansión (contracción) monetaria”, añadió la institución.

Citó además otros riesgos para el sistema financiero como son la vulnerabilidad de los datos de los clientes, el aumento de la oferta de crédidto, la “electronización» de los mercados y el arbitraje regulatorio.

Felabán expuso que el incremento de la oferta de créditos que generan las nuevas tecnologías financias –o “fintech”, como se les conoce popularmente- no necesariamente implican mejores servicios.

“Estos oferentes nuevos de crédito no son monitoreados por ninguna autoridad. Nadie conoce sus prácticas, sus criterios de otorgamiento de crédito y sus políticas de prevención de problemas financieros. En esto no debe olvidarse el tema de protección al consumidor”, manifestó.

En cuanto a la “electronización de los mercados”, Felabán expuso que por la alta velocidad de las transacciones hará cada vez más difícil conocer qué ocurre en materia de oferta y demanda de crédito, así como identificar las fuentes de fondeo utilizadas.

“Dada la tendencia a utilizar aplicaciones, algoritmos u otros criterios automatizados, la responsabilidad del analista, administrador y junta directa pasa a diluirse, con lo cual será más difícil hacer seguimiento y saber cuáles pueden ser las potenciales consecuencias para el mercado financiero y, por ende, para la economía”, indicó.

Respecto a la seguridad de los datos, Felabán afirmó que este será un tema crítico. “La guerra por obtener los datos crediticios y financieros de los clientes potenciales se incrementará. Las exigencias para que todos custodien dicha información también crecerá”, alertó.

Al referirse al arbitraje regulatorio, Felabán expuso que consiste en el trato diferenciado por parte de las normas, dependiendo de quién sea el agente económico, lo cual genera ineficiencia en la regulación y en la supervisión en general.

“Estas diferencias dan origen a fenómenos donde la regulación deja de ser neutral, sea por acción o por omisión”, advirtió. “Todo el andamiaje jurídico e institucional que se teje para mantener un objetivo puede volverse inefectivo, no creíble, además de dar pie para que se presenten incentivos perversos”, planteó la institución que agrupa a los bancos latinoamericanos.

La institución dijo que valora la existencia de nuevos actores que fomenten la competencia. Sin embargo, alertó que la aparición de las «fintech» ha generado riesgos «reales y tangibles» para la industria financiera que es preciso considerar.


Volver Arriba