Sector agropecuario: ¿están marcando las buenas intenciones?

Sector agropecuario: ¿están marcando las buenas intenciones?

El agro está entre las primeras banderas que enarbola el Gobierno cuando enumera sus logros. El presidente Danilo Medina y altos funcionarios de su gabinete hablan de una “revolución agropecuaria”. Pero transcurridos seis años desde que se inició la actual administración, ¿qué tanto han cambiado los números del campo?

Con la excepción del crédito, las estadísticas siguen sin reflejar el optimismo que adorna al discurso oficial; lejos de eso, dan cuenta de un estancamiento en rubros como las exportaciones, el crecimiento con respecto al resto de la economía, la generación de empleo y los salarios del sector.

Con la excepción del crédito, las estadísticas siguen sin reflejar el optimismo que adorna al discurso oficial. Clic para tuitear

Más crédito para el campo

El crédito total al agro ha crecido en torno al 10%, en promedio, en los últimos seis años, alcanzado el ritmo ostentado por el crédito general (a todos los sectores). Este impulso ha sido estimulado principalmente por el crédito a través del Banco Agrícola, cuya cartera se incrementó en un 246% entre 2012 y diciembre de 2017, debido a las políticas estatales para la seguridad alimentaria, la generación de agro exportaciones y la mitigación de la pobreza.

La cartera de crédito a la agropecuaria cerró el primer semestre en los RD$ 43,361 millones, según información difundida recientemente por la Superintendencia de Bancos. De estos recursos, 49.5% corresponde a colocaciones de la banca privada y el restante 50.5% es aportado por el Banco Agrícola.

     

Los números del banco estatal incluyen el crédito otorgado por el Fondo Especial para Desarrollo Agropecuario (FEDA), con cerca de RD$5,000 millones, el Consejo Dominicano del Café (Codocafé) y el Consejo Nacional de leche (Conaleche), explica el administrador de la entidad, Carlos Segura Foster.

El funcionario ofrece datos que dan cuenta de que, en la entidad que dirige, el crecimiento promedio anual ha sido de 26% desde 2012.

En el resto del sistema financiero, excluyendo al Banco Agrícola, el crecimiento promedio anual ha sido de 6%. Los resultados entre un año y otro han sido muy disímiles, presentando valores extremos como 46% en 2013 y -38% en junio de 2014.

Crecimiento inferior al promedio de la economía

Desde la llegada al poder del presidente Medina, en 2012, la agropecuaria ha sido uno de los sectores con menor dinamismo. En promedio, su actividad ha aumentado 3.9%, anualmente, durante este plazo. Este crecimiento es inferior al del resto de la economía, que ha marcado en torno al 5.6% anual.

Es importante tener en cuenta que, pese al refuerzo crediticio, el crecimiento a partir de 2012 experimentó una reducción con respecto a los dos años 2010 y 2011, cando se registraron tasas de crecimiento de 7.8% y 7.1%, respectivamente.

A pesar de esto es destacable el repunte de 2017, que tuvo lugar a pesar del paso por el territorio nacional de los huracanes Irma y María, que costaron cerca del 1% de la producción del país, de acuerdo con informaciones del Banco Central.

La agropecuaria no ha podido recuperar el peso que, con respecto al PIB, tenía a principios de esta década. Después de mejorías notables en 2015 y 2016, volvió a perder participación en 2017.

 

Exportaciones no terminan de arrancar

En materia de exportaciones agrícolas, República Dominicana también parece estar lejos de experimentar una mejoría contundente. A lo largo de este periodo las exportaciones agropecuarias han estado representando el 6% de las exportaciones totales.

Desde 2012, el valor exportado ha promediado los US$ 534.3 millones por año, obteniendo su mejor resultado en 2016. 2017 fue el peor de la serie, con exportaciones por apenas US$ 474 millones, que marcaron una caída de 23% con respecto al periodo anterior.

Pierde participación como generador de empleo

¿Qué ha ocurrido con la generación de empleo? Entre finales de 2012 y marzo de este año la población ocupada en la agropecuaria pasó de 406,000 a 410,000 personas. Aumentó 4 mil empleos en términos absolutos, mostrando un ritmo más lento que el resto de la economía. Debido a esto la participación del campo en la generación de empleo pasó de un 10.8% a un 9%.

El nivel ingreso en el sector se ha mantenido por debajo del promedio. Su valor nominal era de RD$ 46.27 por hora (RD$ 8,144 pesos al mes) a finales de 2012, y representaba un 65% del ingreso promedio de la población ocupada en general. A marzo pasado era de 70.1 por hora (RD$ 12,338 al mes), y continuaba representando el 65% del ingreso promedio de la población ocupada (RD$107.2 por hora y RD$18,867 por mes).

Como se observa, pese a algunos avances, aún no se evidencia la añorada revolución del campo. Ni en las exportaciones, ni en la producción, ni en la generación de empleos ni en el nivel salarial promedio parece haber cambios tan robustos como para arribar a esa conclusión.  Esto a pesar del sobresaliente dinamismo económico de los últimos años y del fuerte compromiso con el campo reiterado por el presidente Medina en sus visitas sorpresa y alocuciones de rendición de cuenta.


Artículos relacionados

Tribunal impone medidas de coerción contra asesor y contadora acusados de defraudar a la DGII

  La Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Nacional impuso medidas de coerción a un asesor fiscal

Banco BHD León celebra su feria anual de préstamos de vehículos este fin de semana

Este fin de semana, más de 20 concesionarios y más de 500 dealers a nivel nacional participan en Fleximóvil del Banco

ADOPEM ofrece servicio Pagatodo

El Banco de Ahorro y Crédito ADOPEM y la empresa Todo Pago Dominicana del Grupo Vimenca firmaron un acuerdo para

Volver Arriba