IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Analistas de mercado internacional ven con optimismo la coyuntura electoral dominicana

Analistas de mercado internacional ven con optimismo la coyuntura electoral dominicana

En el actual contexto electoral los mercados internacionales le dan a República Dominicana una mirada optimista. Al menos así lo hace BofA Securities, una división multinacional de bancos de inversión estadounidenses que funciona con el auspicio de Bank of America.

En un análisis titulado República Dominicana – Seguimos siendo optimistas, el organismo cita que tras una expansión de 5.1% en 2019, la economía criolla supera sus expectativas de un 4.8% y se destaca como la de más rápido crecimiento de la región. Esto les permite mejorar la proyección que tenían para los próximos dos años:

Revisamos nuestras previsiones de crecimiento del PIB para 2020 y 2021, que actualmente son de 4.5% (de 4%) y 5% (de 4.5%), respectivamente”, afirma el informe.

“Todavía esperamos que el crecimiento se desacelere un poco en comparación con 2019 (5,1%), principalmente porque el primer socio comercial de RD, Estados Unidos, debería crecer a un ritmo más lento… y porque el coronavirus puede afectar negativamente el turismo por todo el mundo. Pero estos efectos negativos deben ser parcialmente compensados ​​por otros factores”, explica.

El analista Alexander Müller, autor del documento, considera que la situación fiscal del país, incluso considerando la deuda del Banco Central, todavía no está en niveles preocupantes en comparación con los escenarios en otras economías similares de la región.

“No vemos deuda dinámica en espiral fuera de control. Y las fuertes perspectivas de crecimiento económico aumentan la capacidad del gobierno para realizar ajustes fiscales en el futuro”, afirma.

Fitch Ratings se refiere al peligro de que supondría un aumento desproporcionado del gasto fiscal durante el contexto electoral. Clic para tuitear

La calificadora de riesgo Fitch Ratings, en cambio, afirmó que el alto nivel de deuda neta, considerando la emisión extranjera pero también la deuda del sector eléctrico, aún «limita» su visión de las finanzas externas del país en relación con los pares de la categoría ‘BB’.

Se refiere, además, al peligro de que supondría un aumento desproporcionado del gasto fiscal durante el contexto electoral. Recuerda el déficit generado en el año 2012, que «contribuyó al retraso de una mejora de la calificación del emisor largo plazo», que pese al crecimiento no fue posible hasta 2016 (de «B +» a «BB-» ).

De todos modos, la firma expresa que no espera niveles de déficit tan desbordante como el de entonces (6.9%). «Hemos pronosticado un aumento moderado del déficit Sector Público no Financiero / PIB (efectivo) a 3.2% en 2019 y 3.1% en 2020, desde 2.7% en 2018», afirma.

Añade que un mayor gasto del Gobierno como producto de la competencia electoral podría complicar la situación fiscal del país y generar una acción de calificación negativa.

Pero, en la otra mano, está la posibilidad de aprovechar el nuevo gobierno para mejorar las cuentas:

«Los períodos posteriores a las elecciones han sido los más oportunos para dos recientes reformas impositivas para incrementar ingresos (aunque en última instancia estas medidas se diluyeron un poco), lo que indica una posible mejora fiscal en el 2020 y 2021 si el Presidente y el Congreso entrantes apoyan las reformas fiscales».

Ningún candidato amenaza al mercado

Sobre el contexto electoral, el análisis República Dominicana – Seguimos siendo optimistas expresa que ninguno de los candidatos supone peligro para el mercado financiero. Subraya que el proceso electoral de República Dominicana se distingue porque “los principales partidos y los candidatos son todos amigables con el mercado”, mientras en otros países de Latinoamérica siempre surge “una amenaza populista” en periodos electorales.

“En República Dominicana, creemos que la comunidad empresarial generalmente apoya una victoria del partido gobernante (Partido de la Liberación Dominicana, PLD), lo cual es bastante curioso considerando que el PLD es al menos un paso más a la izquierda que el principal partido de oposición, el Partido Revolucionario Moderno (PRM)”, entiende.

Para argumentar la idea cita el vínculo entre el ex presidente Leonel Fernández y el ex presidente venezolano Hugo Chávez en la década del 2000, que se manifestó en el intercambio comercial mediante el cual RD le cedió a la empresa estatal Petroleos de Venezuela (PDVSA) el 49% de las acciones de Refidomsa.

Añade que la situación ha evolucionado en los últimos 15 años, pues el partido gobernante se ha movido “en una dirección pragmática”.

Al analista le resulta “sorprendente que la comunidad empresarial prefiriera un partido que haya sido un aliado de Chávez sobre el PRM”.

Al referirse al principal candidato opositor, Luis Abinader, afirma que “tradicionalmente ha tenido ideas más favorables para el mercado, como reducir el tamaño del gobierno

y estimular la inversión privada”. Sin embargo destaca que “el problema obvio para el PRM sería la gobernabilidad”.

 


Volver Arriba