IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Fitch: Las economías centroamericanas son particularmente vulnerables a los efectos del coronavirus

Fitch: Las economías centroamericanas son particularmente vulnerables a los efectos del coronavirus

Los soberanos de América Central y el Caribe son particularmente vulnerables a la caída esperada de las remesas y los ingresos del turismo por la propagación del coronavirus. Esto afectará el crecimiento, las finanzas públicas y las finanzas externas simultáneamente, además del impacto de las políticas nacionales diseñadas para contener el virus. Algún alivio vendrá de los precios más bajos del petróleo, dijo Fitch Ratings mediante un comunicado de prensa despachado este miércoles 01 de abril.

Fitch califica a todos los soberanos del istmo centroamericano, con excepción de Honduras, así como a Jamaica, República Dominicana y Aruba.
Recoge que la industria del turismo fue una de las primeras en verse afectada por la crisis de salud y entiende que el impacto puede ser duradero. El país promedio calificado por Fitch en la región recibe del turismo el equivalente al 8% del PIB.

La calificadora espera que el efecto sobre la balanza de pagos se vea atenuado por el alto contenido de importación de la industria del turismo, particularmente en lugares donde «todo incluido» es una parte significativa o incluso mayoritaria del sector, como Aruba, Jamaica y República Dominicana.

Sostiene que los precios más bajos del petróleo podrían atenuar el golpe, pero no compensarán la pérdida de ingresos en moneda extranjera. Clic para tuitear

Sobre las remesas, afirmó que enfrentarán una presión a la baja conforme las medidas de distanciamiento social afecten al sector de servicios de EE. UU. El país promedio de la región calificado por Fitch recibe de las remesas el equivalente al 10% del PIB. Las remesas a América Latina y el Caribe cayeron un 15% en 2009, el último año reciente con una contracción de la producción comparable en los mercados desarrollados.

Jamaica está expuesta a los precios del aluminio y la bauxita (las exportaciones representaron el 6% del PIB en 2018), lo que podría verse sometido a una presión persistente si se prolonga la desaceleración de la fabricación en China.

Todos los soberanos con calificación de Fitch en la región son importadores netos de petróleo, por lo que los precios más bajos del petróleo podrían atenuar el golpe, pero no compensarán la pérdida de ingresos en moneda extranjera. Por ejemplo, las importaciones netas de petróleo en Jamaica totalizaron USD1,2 mil millones en 2018, pero esto es menos de la mitad de las ganancias del turismo (USD3.1 mil millones).

Los tipos de cambio han sido más estables que los de las economías más grandes de América Latina, en parte porque las economías más pequeñas con mercados de capital menos desarrollados están menos expuestas a los flujos de cartera, dice la calificadora.

Agrega que la presión sobre las monedas podría aumentar a medida que caen las remesas y el turismo.

«Los bancos centrales tienen mayores reservas internacionales que en 2008 para satisfacer la demanda adicional de divisas. Los países con un tipo de cambio fijo en dólares estadounidenses (Aruba) o con arreglos cambiarios estabilizados (Costa Rica, República Dominicana, Nicaragua) podrían ver mayores presiones sobre sus reservas que los países con tipos de cambio flotantes (Guatemala, Jamaica). La dolarización también limitará las respuestas de la política monetaria de El Salvador y Panamá», explicó Fitch.

Como en otros lugares, los gobiernos están respondiendo a la crisis con políticas fiscales y monetarias expansivas y flexibilización regulatoria. Algunos bancos centrales han reducido las tasas de interés de política (Costa Rica y República Dominicana en 100 puntos básicos, Guatemala en 50 puntos básicos). El Salvador anunció una moratoria de tres meses en las facturas de servicios públicos. Costa Rica ha legislado para una moratoria de tres meses sobre algunos impuestos, incluidos el IVA, el impuesto sobre la renta de las empresas y los derechos de aduana. Panamá, Jamaica y El Salvador han anunciado transferencias condicionadas de efectivo a los más afectados por el cierre de negocios no esenciales. El Salvador ha suspendido su regla fiscal y es probable que otros países con reglas similares (Costa Rica, Jamaica y Panamá) sigan.

Sin embargo, el alcance de las respuestas políticas puede estar restringido. La mayoría de los países han aumentado su relación deuda / PIB desde 2008, por lo que tienen menos espacio para la expansión fiscal. Nicaragua tiene métricas fiscales relativamente benignas (en 2019 la deuda al PIB era del 46% y el déficit al PIB del 0,5%) en comparación con sus pares de la categoría ‘B’, pero las opciones de financiamiento externo se ven limitadas después de los disturbios políticos de abril de 2018 y de EE. UU. sanciones en la Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua de diciembre de 2018.


Volver Arriba