IMPORTANTE: Conoce las medidas tomadas por las entidades bancarias por COVID-19

Fitch afirma Calificación Nacional de Ademi; perspectiva estable

Fitch afirma Calificación Nacional de Ademi; perspectiva estable

iStock | Devenorr

Fitch Ratings afirmó las calificaciones nacionales de largo y corto plazo del Banco Múltiple Ademi S.A. (Ademi) en ‘A (dom)’ y ‘F1(dom)’, respectivamente. La Perspectiva de la calificación de largo plazo es Estable.

Factores claves de calificación

Las calificaciones nacionales de Ademi son influenciadas altamente por su perfil intrínseco, el cual considera el perfil de la compañía, con una franquicia modesta en el sistema financiero dominicano, y la calidad de activos. Asimismo, las calificaciones incorporan su capitalización robusta, rentabilidad resistente y liquidez estable.

Dentro de su evaluación de riesgos, Fitch considera un ambiente operativo más desafiante y deteriorado derivado de las implicaciones económicas de la crisis generada por el coronavirus. La agencia espera niveles menores de rentabilidad, por una disminución en el volumen de colocación de créditos, un margen menor de intereses y el aumento en gastos de provisiones. Además, se espera un deterioro de la cartera, teniendo en cuenta que el segmento de micro finanzas es uno de los más afectados por la contingencia por coronavirus. Sin embargo, Fitch opina que el nivel de los indicadores, incluso con los impactos negativos esperados, se mantendrá consistente con las calificaciones actuales del banco.

Fitch destaca la importancia que Ademi tiene en las microfinanzas, ya que es uno de los competidores principales en el segmento. No obstante, su modelo de negocios de mayor riesgo y su tamaño pequeño incrementará la vulnerabilidad de la entidad a factores externos y el ambiente operativo en general. La participación de mercado del banco es limitada en el sector financiero dominicano; a marzo de 2020 su participación era de 0.82% por nivel de activos.

En opinión de Fitch, la calidad de cartera de Ademi refleja su modelo de negocio de mayor riesgo al atender al segmento microfinanciero. Al cierre de 2019, el indicador de cartera vencida a más de 90 días fue 2.6%, inferior al promedio de los últimos tres años de 4.4%, llegó a niveles similares a los presentados antes del problema operacional generado por el cambio de core bancario. A pesar de la mejora, Ademi continúa comparando desfavorablemente frente a sus pares de microfinanzas. A marzo de 2020, producto de la contingencia generada por el coronavirus, la calidad de cartera se deterioró a 3.2%. Por lo anterior, el indicador de cobertura se redujo a 155.2% en marzo de 2020 (2019:159.5%).

Fitch considera que el nivel de absorción de pérdidas del banco es adecuado y sustentará el impacto negativo esperado en la rentabilidad durante 2020. Clic para tuitear

La agencia opina que los indicadores de rentabilidad de Ademi, son robustos para su nivel de calificación nacional y derivan principalmente de su margen neto de intereses amplio, acorde con su modelo microfinanciero. El indicador de rentabilidad medido como utilidad operacional a activos ponderados por riesgo fue 5.7% a diciembre de 2019, lo que muestra una evolución positiva hacia los niveles históricos. La utilidad operacional se benefició principalmente de una utilidad neta de intereses mayor y del decrecimiento en los gastos operacionales. A marzo de 2020, el indicador clave de rentabilidad mejoró a 6.6%, el cual se benefició de un rendimiento mayor de la cartera, y costos financieros menores. Además, el indicador se benefició por el decrecimiento en los activos ponderados por riesgo.

En opinión de Fitch, Ademi cuenta con niveles de capitalización robustos, sustentados en una generación constante de utilidad, calidad de cartera adecuada, y crecimientos de cartera acotados. El indicador de capital base según Fitch a activos ponderados por riesgo fue 26.7% a marzo de 2020, superior al promedio de los últimos cuatro años de 23.1%. Dada su naturaleza microfinanciera, la posición patrimonial de Ademi es más sensible a deterioros de cartera. Sin embargo, Fitch considera que el nivel de absorción de pérdidas del banco es adecuado y sustentará el impacto negativo esperado en la rentabilidad durante 2020.

En opinión de Fitch, Ademi cuenta con una estructura de fondeo estable y tiene una liquidez adecuada. El fondeo del banco está compuesto principalmente por obligaciones con el público (marzo de 2020: 83.2%) y por obligaciones con instituciones financieras. A marzo de 2020 el indicador de préstamos a depósitos fue 118.8%; mejoró frente a 130.5% en 2019. El indicador se benefició del crecimiento de los depósitos frente al decrecimiento de la cartera, presentado en el primer trimestre. Históricamente Ademi ha presentado riesgo de concentración alto, teniendo en cuenta que los depositantes mayores son clientes institucionales. A diciembre de 2019, los 20 depositantes mayores representaron 24.7%. Fitch reconoce que el banco ha venido reduciendo sostenidamente la concentración en sus depositantes.

Sensibilidad de Calificación

Factores que podrían, individual o colectivamente, conducir a una acción de calificación negativa/baja:

-Las calificaciones podrían ser presionadas por un deterioro significativo en los indicadores de calidad de activos y rentabilidad debido a la interrupción de la actividad económica derivado de la pandemia por coronavirus;

-Las calificaciones podrían afectarse ante deterioros sostenidos de cartera (mayor de 90 días de 5% de préstamos brutos) y una disminución importante de la rentabilidad y capitalización (razón de Capital Base según Fitch sostenido menor que 20%).

Factores que podrían, individual o colectivamente, conducir a una acción de calificación positiva/alza:

-Las calificaciones del banco podrían beneficiarse de mejoras permanentes en su participación de mercado, en su perfil de fondeo y liquidez, y en el nivel de concentraciones, mientras se logren mantener niveles adecuados de calidad de cartera y niveles amplios de capitalización.


Volver Arriba