SUBAGENTES: los colmados y pequeños negocios convertidos en brazos de la banca (1/2)

SUBAGENTES: los colmados y pequeños negocios convertidos en brazos de la banca (1/2)

El qué, el cómo y el cuándo de los subagentes bancarios

Leemos sobre los subagentes bancarios: que las redes se extienden, que permiten acceso fácil a servicios bancarios, que impulsan la inclusión financiera… Pero también son muchas las preguntas que nos llegan: qué son, cómo funcionan, para qué sirven y quién los regula son algunas de las que se acumulan en la mensajería de las redes sociales de Argentarium.

A grandes rasgos, el subagente bancario es una figura aprobada por la Junta Monetaria en febrero de 2013 que les permite a los bancos y asociaciones de ahorros y préstamos aumentar sus puntos de servicios sin necesidad de construir nuevas sucursales ni instalar cajeros automáticos.

¿Cómo? Ofreciendo servicios financieros a través de pequeños comercios, como colmados, farmacias, estaciones de ventas de combustibles y ferreterías, que hacen las veces de subagentes del banco. De este modo, los clientes pueden acudir a un colmado o farmacia contratada y hacer un depósito en su cuenta de ahorro o pagar una tarjeta de crédito, por ejemplo.

Este mes se cumplen tres años desde la aprobación de esta figura mediante reglamento.  Ya la cantidad de subagentes es superior a la de sucursales bancarias. 

Los establecimientos dan el servicio a cambio de una comisión acordada con las entidades financieras. También, estimulados por la idea de que, al canalizar los servicios bancarios, incrementan su flujo de clientes y, en consecuencia, las ventas.

Tienen prohibido, entre otras acciones, prestar servicios financieros por cuenta propia y cobrar comisiones en beneficio propio que no estén contempladas en el acuerdo con el banco.

Además, el acceso a servicios a través de un subagente bancario “no implicará, por parte de las entidades de intermediación financiera, la transferencia de costos transaccionales adicionales a los que regularmente cobra a sus clientes”, de acuerdo con el reglamento de la Junta Monetaria sobre esta figura.

Para la banca, la proliferación de los subagentes supone una ventaja importante, principalmente por razones económicas. El costo de una transferencia por esta red es equivalente al 30% de su costo en las sucursales tradicionales: 0.59 dólares frente a 1.98, de acuerdo con datos de Benchmark RD citados en el estudio Subagentes bancarios: un nuevo horizonte de negocios, del banco BHD León.

Más subagentes que sucursales

En septiembre de 2015 había en el país 1,879 establecimientos que fungían como subagentes bancarios y se estima que hay al menos 2,400 en la actualidad. Esto supone un crecimiento vertiginoso si se considera que apenas habían pasado dos años y medio desde su aprobación mediante un reglamento.

En un artículo sobre el tema incluido en el libro La cultura del ahorro en República Dominicana, editado por la Superintendencia de Bancos, Alexis Cruz Rodríguez plantea que un mes antes, en agosto de 2015, la cantidad de subagentes (1,613) superaba a la cantidad de sucursales de todo el sistema financiero con 280 unidades.

A esto agrega que los establecimientos activos eran equivalentes al 65% de los cajeros automáticos que tenía la banca a junio pasado.

¿Aumenta la inclusión financiera?

Con una red de subagentes en acelerado crecimiento, ha de esperarse que se produzca un impacto notorio en los niveles de bancarización, y es lo que espera –así lo ha manifestado- el sector financiero.

De acuerdo con un estudio reseñado a finales de 2014 por la Asociación de Bancos (ABA), a través de los subagentes bancarios se aumentaría la inclusión financiera a un ritmo promedio de 4% anual, sumando al sistema un total de 1.3 millones de nuevos bancarizados entre 2014 y 2017.

Sin embargo, evaluar objetivamente esta relación todavía no es posible. Por un lado, porque las redes de subagentes aun está en ciernes, y por otro, porque las estadísticas de bancarización oficiales no están actualizadas ni permiten -hasta el momento- ponderar el peso de los subagentes en los cambios.

En el Banco Central el dato más reciente es de la Encuesta General de Cultura Económica y Financiera (EGCEF), que indica que, que para la población en general, la tasa era del 37% en 2014.

En el análisis de la ABA se le asignaba a ese año un valor menor (34%) y se proyectaban tasas de 38%, 41% y 46% para 2015, 2016 y 2017, respectivamente.

Mayor concentración en zona metropolitana

Los subagentes han proliferado más en la zona metropolitana, pese a que las plazas urbanas presentan mayores niveles de bancarización, según la EGCEF 2014.

La relación ideal debería ser la contraria, si se apuesta a éstos como vía para acelerar el ritmo de inclusión financiera.

Según datos de la Superintendenca a septiembre pasado la mayoría de los subagentes se concentraba en la región metropolitana, que contaba con el 44% de los establecimientos autorizados.

Luego, la mayor proporción estaba en las zonas Norte (33.5%), mientras el Sur concentraba el 12.8% de los subagentes y, el Este, el 9.7%.

La mayoría de los subagentes se concentra en la región metropolitana, que contaba con el 44% de los establecimientos autorizados a septiembre del año pasado.

En general, la banca tiene una presencia (sucursales y cajeros) más tímida en el interior del país. Por eso Cruz Rodríguez resaltaba que, aunque la región Sur es la segunda con menor proporción de subagentes bancarios, también es “la más beneficiada” si se parte de la cantidad de establecimientos con relación a la cantidad de sucursales establecidas: “…Esta región tiene aproximadamente dos subagentes por cada oficina de entidad de intermediación financiera. Las demás regiones tienen, en promedio, 1.1 subagentes por cada oficina”.

La Superintendencia de Bancos contempla que los establecimientos que fungen como subagentes pueden realizar una amplia gama de servicios, pero su funcionamiento es todavía limitado y ninguna red llega a ofrecerlos todos. Además, la mayoría de las entidades del sistema financiero todavía no tiene subagentes (aunque sí por las de mayor participación en el mercado).

Sobre este aspecto profundizaremos en la segunda entrega de esta serie. Explicaremos quiénes tienen subagentes, de qué tamaño son sus redes y qué se puede hacer en los establecimientos afiliados a cada entidad bancaria.


Volver Arriba